Ir al contenido principal

De lo que es capaz de aguantar el cuerpo



La noche del jueves al viernes, tragar saliva me dolía tanto que la iba acumulando en la boca para no tener que pasar por el mismo suplicio tantas veces. Qué asco, ¿verdad?

Cuando sonó el despertador a las 6:30 de la mañana no estaba mucho mejor. Tuve ganas de llamar al colegio para decir que no iba a poder ir a dar clase, pero pensé que si no podía trabajar, tampoco podría ir por la tarde a la presentación del libro de Flavia Company, L’illa de l’última veritat. No está bien pasarse la mañana en la cama y salir por la tarde en plan ociosa.

Así que decidí ir a trabajar para poder ir a la presentación. Prioridades. Mi plan era ignorar a mis amígdalas para ver si ellas se olvidaban de mí. Eso es lo que suele hacer la gente con la gente.

Aguanté todo el día, dando clase a 125 alumnos diferentes, cinco cursos en total, todos histéricos porque era viernes y porque por la tarde se disfrazaban. Estaban todos tan contentos con sus espadas, sus capas, sus varitas mágicas, el pelo de colores, la cara pintada. Ese tipo de cosas me rompen el alma. Hacía un frío polar. Y es que por mucho que se empeñen las madres en ponerles a sus hijos jersey de cuello alto y leotardos, los críos se siguen congelando. Deberían saberlo.

A las cinco salí del colegio. Luego fui a la presentación del libro y me encontraba bien, sin fiebre y sin dolor. Estaba contenta y orgullosa, había estado sufriendo todo el día para poder llegar hasta allí, hasta la isla que me salvaba.

Pero por la noche empecé a sentirme muy mal, dolor y más dolor, tenía escalofríos y 39 de fiebre. A las tantas de la madrugada estaba visitándome una doctora y a Carol le daban una tarjeta de identificación en la que ponía: “familiar del paciente”. Era como uno esos pases que te cuelgas al cuello y sirven para moverte por el backstage y saludar al cantante. Lo que no me quedó claro es, en este caso, quien hacía de cantante... ¿el médico o yo?

Diagnóstico: amigdalitis y otitis en el oído derecho. Lo de siempre. Me estoy defendiendo de algo.



Comentarios

  1. osma, pos cuida't!! i aprofita, et pots disfressar de malalta...jajaja

    ResponderEliminar
  2. Aguanta valiente. Cuídate mucho. Déjate mimar y enhorabuena a C.Blenk por "familiar", a veces la tarjeta "identificativa" hace/dice/siente mucho.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Tu relación con las anginas, eso sí que es de tesis, ¿eh?
    Intuía que habías ido a trabajar para quedarte a la presentación y, no nos engañemos, porque eres una tipa responsable.
    Las presentaciones de FC siempre tienen mucha emoción, sobre todo cuando nos ponemos a fabular acerca de quién será cada persona, jajaja. Como los detectives.
    Ay, si es que como dice el refrán: "tiran más las novelas de Flavia que dos carretas", jajaja.

    Beso, enfermilla...

    PD: Qué canción más épica. Sabes que siento delirio por ella. Qué bella.

    ResponderEliminar
  5. Chica responsable, aunque ¡¡qué valiente!! Tus amigdalas debían flipar con tanto niño :) Cuidate.

    ResponderEliminar
  6. Cuando el año pasado yo también era señu o teacher, también tenía muchas amigdalitis y algunas otitis. De pequeña siempre tenía otitis. Mi madre dice que era porque tenía que escuchar cosas que no me gustaban. El médico me dijo que tener otitis media a mi edad (24) era muy raro, que se daba más en los niños. Me sentí un poco niña otra vez.
    Cuida't...

    Per cert, ara treballo els caps de setmana de cambrera al restaurant d'una platja tarragonina. Em dedico també a observar els passejants que passen per davant... i ahir van venir dues noies. Em van demanar un parell de mitjanes, patates i olives, i em van preguntar si es podien menjar l'entrepà allà mateix, a una de les taules de fora, però que si no era possible, que marxarien després de la cervesa. Es van quedar. Van repetir patates i cervesa, i cap al final de la tarda van fer un cafetó, mentre miraven el mar i xerraven. Em van recordar a la Carol i a tu. Qui sap, potser un dia us serveixo una cervesa sense saber que sou vosaltres...

    ResponderEliminar
  7. txeri: volia disfressar-me aquest finde de mariner tipus els del jean paul gaultier, però amb la merda de les angines... quina llàstima. El que s’ha perdut Sitges!

    Ra: gracias. Sí, yo me dejo mimar siempre, soy hija única y lo llevo dentro jaja:)

    Carol: mejor que tu tesis no tenga nada que ver con mis anginas, a ver si se olvidan de mí y me dejan en paz! mua

    jelly: creo que son ellos los causantes del mal. :)

    Inanna: Si el médico te dijo que con 24 era raro, con 31 aún lo es más, ¿verdad?

    Per cert, m'ha vingut molt de gust ser una d’aquestes dues noies que descrius! Gràcies. Tot i que, qui sap, potser algun dia podem coincidir per la zona, quan fa bon temps acostumo a passar-hi els caps de setmana. A quina platja dius que treballes? Una pista, please.

    ResponderEliminar
  8. Es una plaja llaaaaaaaaarga, llaaaaarga.... ;)

    ResponderEliminar
  9. Innanna, pedazo pista, aquella platja llaaaarga! XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje