Ir al contenido principal

Ahora quiero una moto, pero me conformo con una guitarra nueva




Sentir cómo acelera y volar a una velocidad indecente por la Diagonal, además de una temeridad, también es

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaAAAAAAAAHHHHHHHHHH

O te agarras,
o sales volando.
Tú misma. Eso me dijo.
Vaya que si me agarré.

La de la fotografía es la nueva moto de alguien con quien me llevo muy bien. Ayer me invitó a comer a su casa. Comprobé que, en efecto, conduce como una puta cabra. Es una persona a la que me alegro un montón de haber conocido. Nos comprendemos, que ya es mucho.

Decidí que quiero comprarme una moto para que Carol clave sus tetas en mi espalda como las clavé yo ayer. Vamos que nos vamos.

He estado muy ocupada esta semana y no he tenido ni un momento para el blog. Por suerte, ya he acabado todo lo que tenía que hacer y soy libre.

Ayer estuvimos Carol y yo en la segunda fila del concierto que dio Cristina Rosenvinge en Luz de Gas. Íntimo y frío a la vez, curioso. Una noche rubia como ella. Tocó algunos de los temas que van a formar parte de su próximo disco. Muy buenos. En el concierto, se daba la oportunidad al público de hablar y preguntarle algo a los músicos. A mí me recordó un poco al formato del programa "Tengo una pregunta para usted". Nosotras queríamos decirle que el día que envejezca se acabará el mundo, pero nos cortamos.



Comentarios

  1. Estoy en mi moto en tu portal planeando una atrocidad :)

    ResponderEliminar
  2. Ra, esto es amor o necesidad? ;)

    ResponderEliminar
  3. ualaaaaaa vaggio, una moto?? eso si que no me lo esperaba! ,)

    y por cierto... cuantas veces habeis visto ya a la rosenvinge? qué grandes...

    una pena que no le dijerais eso, o mejor, se lo cantárais.

    un beso, guapísima

    ResponderEliminar
  4. Carmen, qué va, no la hemos visto tantas veces, en serio. Si siempre se nos pasan las fechas... Bueno, a ver cuando nos vemos eh. Muaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:51 p. m.

    Menuda moto.. Yo también quiero una..
    No me extraña que te copien, tienes un blog estupendo.
    Saludos.
    Ofus

    ResponderEliminar
  6. jajajaja lo de las tetas me ha hecho mucha gracia...
    besos

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ofus! La verdad es que la moto es preciosa. Y muy cara, jaja. Gracias por ver de ese modo mi blog. Te invito a volver. Saludos.

    Laurita, laurita... !! besos

    ResponderEliminar
  8. Me dan pánico las motos, pero justo lo haría sólo para que se me claven en la espalda, sí!

    ResponderEliminar
  9. Ra, qué risa con tu comentario, jaja, eres grande!

    ResponderEliminar
  10. Lo de las tetas tiene su punto jejej pero tambien te abarcan los muslos y los brazos.. si aceleras notas tensados sus músculos y ves su cara por el retrovisor.. pero creo que tu descapotable hace esa función..
    un quiero viajero

    ResponderEliminar
  11. d, eres quien creo que eres? jaja te veré en tu moto dentro de... 5 días!?! yo tenía moto hace tiempo, pero nada que ver con tal pepinazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje