Ir al contenido principal

Se trataba de una primera cita



Para acompañar el texto, me apetece recuperar una de mis canciones.
Se titula "Socorrista deprimido".




Hoy me ha tocado comer sola: mis compañeros están ahorrando para las vacaciones y se van a casa. Yo no puedo ir a la mía porque queda muy lejos. No es mi intención dar pena.

He escogido una mesa en la terraza porque es más entretenido. Me gusta observar a la gente que pasa por la calle, también escuchar las conversaciones de las otras mesas.

He tenido suerte, justo al lado se ha sentado un hombre y una mujer con muchas ganas de hablar entre ellos. Él era moreno y vestía con colores claros. Ella también era morena, pero vestía con colores oscuros. Él llevaba el pelo corto. Ella lo tenía largo y lo sujetaba con unas gafas puestas en la cabeza, así suelen quedar bastante bien siempre. Durante una temporada intenté discernir porque no causaba el mismo efecto una diadema. Probablemente tenían cuarenta y pico años.

Se han sentado y ella se ha puesto a hablar por los codos. Él únicamente la escuchaba. Por su expresión corporal, me ha dado la sensación de que se conocían poco, estaban muy tiesos, muy formales, en cambio, se trataban con mucha familiaridad. Así que he deducido que se han conocido en internet. Sí, sí, estoy casi segura de ello.

Ella dominaba el cotarro, se la veía muy segura. Era un poco pedante, ha empezado a hablar de sus viajes a África, su estancia en la reserva de los gorilas, que por cierto, estaba muy masificada, de sus aventuras en la Ruta 66, y también de una travesía en velero que duró diez días con su respectivos amaneceres y atardeceres, de los que ha dado muchos detalles. El chico se ha iluminado y ha dicho: de noche sólo veíais las estrellas y la luna, ¿no? Muy bien, chaval.

Él no se sabía vender, porque al parecer practicaba deportes de aventura, que por cierto, no le pegaba nada, y lo ha dicho como si no tuviera importancia. Yo hubiera destacado un poco más lo del barranquismo y la caída libre, creo que incluso ha mencionado algo sobre paracaidismo. Finalmente, él ha optado por explicar su viaje a Transilvania. Drácula.

Ella hablaba tanto... y el escuchaba tan atentamente, que llevaban media hora allí y el plato de lentejas seguía entero.

Menudo error, pedirse lentejas para comer cuando quedas con alguien que te gusta. Mi amiga Cristina, con la que viví tres años, siempre decía que para una primera cita jamás quedara para comer, porque lo de masticar, meterse la comida en la boca, cortar la carne... era comprometedor. Ella era partidaria de quedar para tomar algo.

Comentarios

  1. pues si, Cristina lleva mucha razón, casi mejor quedar para tomar algo pero si se extienda la cosa casi mejor pedirse algo mas ligero... pero lentejas?

    Me ha gustado la descripciones de los personajes...
    Saludos!,
    ;D

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo con tu amiga Cristina: nada de quedar para comer, es tan vulgar el acto de comer...

    Las primeras citas son complicadas, puedo imaginar lo atenta que has debido estar a esa conversación, jajaja.

    Ahora parece que si no haces deportes de aventura o de alto riesgo o si no has ido a Turquía, Egipto o Croacia, no eres atractivo. Qué complicados son en estos tiempos los rituales de apareamiento, ¿no?

    Yo si tuviera una primera cita ahora mismo me limitaría a hablar de grupos, de pelis, y de playas, por ejemplo.

    Bona nit, un beso...

    ResponderEliminar
  3. Carol, pues yo recuerdo una primera cita-comida que no acabó nada mal...

    Ay, es verdad, qué cansancio provoca la gente que explica todos sus viajes, es como sacar las fotos de la boda y poner el vídeo del festival navideño de la niña.

    Esa primera cita me parecería muy interesante... si fuera conmigo, claro :P

    Bona nit, beso

    -------------------------------

    Silvia, no sé que ha pasado con tu comentario pero no se ha publicado. Lo copio aquí:

    (Silvia ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Se trataba de una primera cita":

    pues si, Cristina lleva mucha razón, casi mejor quedar para tomar algo pero si se extienda la cosa casi mejor pedirse algo mas ligero... pero lentejas?

    Me ha gustado la descripciones de los personajes...
    Saludos!,
    ;D )

    ----------------------------------
    Sí, Silvia, mi amiga Cristina siempre daba buenos consejos. saludicos!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con tu amiga! Yo cuando quedo por primera vez con alguien (o hemos quedado varias veces pero hay poca confianza) no me gusta quedar para comer o cenar, y si se acaba dando la ocasión se me cierra el estómago y no como casi nada...

    ResponderEliminar
  5. La diferencia entre gafas (de sol añadiría yo) y diadema es sorprendentemente positiva a favor de las gafas y es toda una incógnita.
    Si hubiese leído los consejos de tu amiga Cristina años atrás no habría aceptado una primera cita en un Kebab, se pierde todo el glamour, aprendí la lección.
    xx!

    ResponderEliminar
  6. Querida Vaggio, pues a mí, esa frase del hombre iluminado, "de noche sólo veíais las estrellas y la luna, ¿no?", me parece que dice mucho más que cualquier otra pregunta que pudiera haber hecho en relación a los viajes de ella.
    Ten un buen día :)

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno, observar a los demás es mejor que ir al cine!
    Yo también estoy de acuerdo con tu amiga Cristina, lo de comer es mejor dejarlo para más tarde. Imagínate que se te queda un trozo de carne entre los dientes, con lo que jode eso, ¿qué haces?

    Yo tengo la teoría de que la gente se conoce por internet porque no saben actuar en el face to face. Y claro, luego quedan y tratan de hacerse los interesantes contando batallitas y comiendo lentejas en verano! Poco futuro les auguro yo a estos dos...

    ResponderEliminar
  8. Mejor lentejas que un doner kebab, además, si no te gustan, las dejas :D

    ResponderEliminar
  9. Lo que sacamos en conclusión cuando escuchamos u observamos a la gente, a mi también me mola eso de montarme una película en la cabeza. Cristina tiene razón nunca lo había pensado pero estoy de acuerdo con ella.

    ResponderEliminar
  10. En primer lugar, enhorabuena por el Blog, que por lo que he podido ojear, está muy bien y seguro te voy siguiendo. Y en cuanto a la entrada:

    La vida real en muchos casos es mejor que la ficción, no? Y la imaginación de cada uno también. Yo pienso que cuando alguien habla mucho mucho en la primera cita y cuenta tantas batallitas... es porque mucho quiere impresionar pero luego en realidad... hay que ir con cuidado. Lo importante no es lo que te digan, sino lo que te demuestren, y una persona que tiene tanto interés en venderse...
    yo desconfiaría. En cambio, sí me gusta mucho la frase de las estrellas... porque es un pequeño detalle importante, pero que suele pasar desapercibido.

    Y en cuanto a lo de comer en las primeras citas... Kebab fuera!!

    ResponderEliminar
  11. no sólo quedar para comer... es que para colmo... lentejas??!!

    en fin.

    me parece genial que tú también hayas pensado lo de las gafas de sol en la cabeza.

    besooo, guapísima

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:44 a. m.

    Es una suerte para quienes te leemos que comas sola, sin embargo, me moriría de ganas por ser tu compañía de mesa en un día de esos. Yo pediría lentejas con carne...al fin y al cabo sería una coversación de buenas y viejas amigas.
    Beso, Mara

    ResponderEliminar
  13. ¿Nadie ha pensado que la chica con las gafas en el pelo, ha salvado una primera cita en la que los silencios se estaban empezando a hacer difíciles? Con su verborrea turística (hubiese dado igual el tema) ha conseguido que el chico pueda estar mirándola durante media hora sin necesidad de comer y sin necesidad de estar pensando todo el rato “¿y ahora que digo?”, por lo que se ha quedado de lo más relajado y solo ha abierto la boca para decir lo que realmente le salía en ese momento, y que momento!
    Recuerdo una 1ª cita “fisica” en la que pedí “pasta con frutos de mar” no era lo más adecuado, pero siempre que descubro este plato en una carta me hace pensar en “ella”

    ResponderEliminar
  14. Ainsssss¡¡¡¡¡¡ que ya si eso no digo nada..... nadie sabe valorarnos a las lentejas...snifff sniff.... Vamos que compararnos a un triste kebab de esos de carne a cachos... Nosotras tan de andar por casa, sinceras, energéticas, sencillas , tan de verdad....
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  15. Sonja La Roja1:56 p. m.

    vaya, pues a mi lo de las lentejas me parece muy bien, arriesgado, pero bien...

    me gusta la gente que pide lentejas, me da seguridad, es gente como muy familiar...

    la verdad es que viendo comer a alguien puedes hacerte una idea de como es esa persona.

    una de mis extrañas aficiones culinarias es, en la cola del supermercado, fijarme en la compra del que tengo delante o detrás,en lo que compran en lo que comen....me parece clarificador y también comprometedor, sí...puedes intuir sutilmente si esa noche cenas sola, si vive con sus padres, si está triste, si está cansada, si tiene hijos, a veces sobrinos... si sabe cocinar...

    besos Paola!

    y viva la comida de puchero!
    (menos los garbanzos que sólo me gustan en hummus)

    ResponderEliminar
  16. lo peor de las primeras citas es ir al burguer king y pedir hamburguesas jajaja

    ResponderEliminar
  17. Qué maravilla todos vuestros comentarios.

    Resumiendo: que nada de comida para las primeras citas.

    Besos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje