Ir al contenido principal

Haz como si me conocieras




Hoy escucho una canción mía porque el tiempo está revuelto, porque en la gasolinera olía a pan y porque "nadie personas en la playa", que es como decir "no había personas en la playa".

Esta mañana ha habido un accidente, han cortado un carril y nos hemos ido acumulando bajo la lluvia. He estado parada un buen rato frente a esos edificios de viviendas que hay junto a la autovía. A las personas que viven allí no les queda otro remedio que ser feliz. Son como los clientes de aquel bar que había en el metro, hace años, aquel que era tan triste y feo que para soportarlo tenías que enamorarte cada día. Recuerdo que estuvo cerrado por defunción y fue como una bofetada.

Cuando hago caravana y yo estoy tan atrapada como las ventanas de esos pisos, pienso que me gustaría pasar una noche en una de las habitaciones. Desde allí vería los faros pasar a gran velocidad. El tráfico disminuiría de madrugada y, ahora mismo, sólo se me ocurre una persona con la que compartirlo, con la que el 5 de abril de 2005 buscaba algo que ya no vendían en ningún sitio.

Pero a esas horas de la mañana, mi única esperanza es la chica de la Yamaha Fazer roja con una raya blanca en el depósito. Sé que tiene el pelo rizado. Hoy se ha detenido justo a mi lado y ha puesto un pie en el suelo para no perder el equilibrio. Y qué iba a hacer yo, ¿golpear con los nudillos la ventanilla de mi coche? Siempre que intento perseguirla me siento como el pobre coyote. Ella sortea un par de obstáculos y se escapa por el arcén. Siempre acabo viendo cómo mi esperanza se aleja perdiéndose entre los coches. Le diría: sácame de aquí, llévame al trabajo y ven a comer conmigo.

Comentarios

  1. Con un poco de suerte tiene un piso cuqui, te invita a comer y puedes echar una buena siestecilla! ;p

    ResponderEliminar
  2. En el próximo atasco hazlo...da con los nudillos en el cristal o baja directamente la ventana y le pides ayuda o el tfl directamente..no hay que perder ningún tren, en este caso no hay que perder ninguna moto que pasa, porque imagínate que no la vuelves a ver más porque cambie de ruta o porque pase algo irremediable.
    uffff, esos edificios junto a las autopistas siempre me dejan muy triste, en elgunas ventanas se observaba aún luz, quizás preparándose para currar como yo, como tú... siempre me entristecían. Ahora no los veo porque voy en metro, a veces igual de triste...cada mañana me encuentro con caras dormidas o cabezas metidas entre hojas de libros. Yo, también libro en ristre me encanta espiarles.
    besos

    ResponderEliminar
  3. "aquel que era tan triste y feo que para soportarlo tenías que enamorarte cada día."
    Volver a 2005 siempre fue un buen recurso estilístico. Me encanta tu texto...y la canción.

    ResponderEliminar
  4. "Cuando hago caravana y yo estoy tan atrapada como las ventanas de esos pisos"... Grande. El último párrafo es fantástico. Gracias Paola! :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:14 p. m.

    entrar en bcn lloviendo: gran aventura

    ResponderEliminar
  6. pulmón1:33 p. m.

    joder, viví en esos pisos cuando era pequeño, entre los ocho y los diecisiete, calle verge de montserrat de ripollet. uno despertaba cuando no pasaban coches por la autopista, de madrugada

    joder.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje