Ir al contenido principal

No es un poema

Cuando llegué aquí
el edificio de al lado no estaba en ruinas,
pero lo tiraron abajo
porque había dejado de ser lo que era.
Me pareció cruel y muy triste.

Únicamente dejaron en pie una pared
que aún conservaba los azulejos
de lo que había sido, tal vez, una cocina.

El solar se llenó de trastos inútiles.
Un día vi a un chico desmontando un reloj a martillazos.
Las hierbas crecían.
¿De dónde viene la vida que surge en lugares así?
Un hombre meó entre aquellos matorrales
una tarde de sábado.

Ese día escribí una carta
que no envié,
fui a la peluquería
y reservé mesa en un restaurante,
me probé una chaqueta de piel falsa
y bailé con ella frente a un espejo del Bershka.
Me la quedé, se bailaba muy bien.

El terreno lo compró una constructora,
anunciaron unos pisos carísimos que nadie podía comprar.
Quitaron de la foto la piscina
y a aquella mujer tomando el sol.

El precio bajó.
Me pareció bastante cruel y triste.
Según dicen,
los han vendido todos.

Han empezado a construir
y una grúa duerme cada día
detrás de nuestra habitación.
Han hecho un agujero y,
por las tardes,
cuando ya no hay luz,
dejan caer una bola de hierro
que sacude los cimientos
de nuestra casa.

Harta del ruido,
de la vibración de nuestras paredes,
he salido a dar una vuelta.
Una mujer me ha regalado
dos entradas para ir a un circo
de esos que visitan las ciudad.

Si acabara de conocerte las usaría,
al circo sólo podría ir de estreno.
De otro modo
me parecería cruel y triste.

Comentarios

  1. Yo creo que aunque no las uses, será cruel y triste, todos los circos lo son y las compañías que llevas a ellos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que sí que es un poema. Para mí un poema siempre te hace plantearte preguntas. Un poema son lagunas.

    A mí me se me han sembrado varias dudas, pero eso es algo que me guardo :)

    Beso, poeta.

    ResponderEliminar
  3. quarantine4:46 p. m.

    Todo eso de los circos me recordó al Circo de la mariposa, el único que no es triste.

    Y sí, también me parece un poema, un poema de lo más melancólico.

    ResponderEliminar
  4. Es como un cuento versado...un poema, un poema, un poema, versos y más versos...la vida... un circo.
    besos, Paola.

    ResponderEliminar
  5. ualaaa.

    me quito el sombrero, señorita.

    eres paola vaggio por textos como éste.

    un beso grande, bonita

    ResponderEliminar
  6. Si no es un poema entonces es una bonita pero triste narración.
    Las entradas para el circo seria bueno tirarlas a la basura, los circos solo logran desprimirnos más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado. Cuando tiran los edificios que hemos visto durante años es como si se llevaran un trocito de nuestra historia.
    Siempre me han parecido curiosos los baldosines que se quedan en mitad del muro, como un pingüino en medio del desierto.

    ResponderEliminar
  8. un poco triste, sí, pero poema sin duda. no solo la rima hace el poema...y esa imagen de la pared de baldosines me encantó. todos hemos visto esas paredes en los solares..los que se ven y los de dentro.
    un beso

    ResponderEliminar
  9. Me gusta éso de quedarse con las cosas en función de lo bien que bailan (o no)

    :)

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí me encantan los circos. Me vuelve loca el lanzador de cuchillos y me emboba ver al equilibrista en la cuerda floja. También es verdad que yo soy bastante rara. Será eso.

    ResponderEliminar
  11. Las bolas de hierro golpeando paredes, qué imagen.

    Ceci n'est pas une pipe.

    :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje