Ir al contenido principal

De agosto a marzo van siete meses



Aquella caída en moto fue el inicio de una carta de amor; y todo lo que vino después, una declaración o una cajita negra con una anillo dentro.

Vi como el agua del grifo se llevaba la sangre; vi tus lágrimas y me vi reflejada en el espejo, cuidándote. Un par de horas más tarde, bajamos cojeando a la playa.

Finales de agosto, aquella brisa de la isla, cuando el sol se marchaba a las nueve. Y me di cuenta de que te quería y de que tenía que decir un taco, joder. Si tiene que salir bien, que sea contigo.

Ahora, en marzo, la samba siempre es triste y alegre, ¿por qué? Tomamos un Spritz en una terraza con las gafas de sol puestas. Me preguntas, ¿te gusta mi ciudad?, te contesto, sí. Y cierro los ojos para recordar el mirador de Santa Lucía con mi amigo Ike, aquel día que veneramos los tejados de La Alfama como si nos hiciéramos el mismo tatuaje.

Comentarios

  1. El amor es bonito accidente de moto :)

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo haber leido aquella entrada en la que contabas el accidente de Vespa.......
    Entrañable el cervatillo.
    Un beso aviadora:
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. el amor es casi siempre un accidente...nos deja aturdidas, descentradas, despistadas y a veces incluso llorosas. hasta que pronuncias ese taco revelador, y entonces todo se vuelve claridad.
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Preciosa canción y mil veces más precioso post.
    Sólo,una cosa... ¿quién dijo que no nos hicimos el mismo tatuaje? ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje