Ir al contenido principal

Cajas flotando en el agua




Me da por querer tocar la guitarra por las mañanas, justo cuando conduzco. Así que aparco un montón de posibles canciones para otro momento. Canciones que aún no existen y que me esperan por las tardes como un hogar. El martes creí que sólo me entendía Christina Rosenvinge. Y vuelvo a decirlo, el día que ella, Christina, envejezca, todos los demás ya seremos unos ancianos.

Lo que más me dicen estos días es que estoy radiante. Qué fatalidad, pero no voy a acostumbrarme. Se suele estar guapa por fuera cuando por dentro estás hecha un amasijo de hierros. Yo solo digo que a veces es verdad. Te conviertes en un laberinto y la gente se empeña en encontrar la salida.

El otro día vi a un entrenador de baloncesto haciendo unas declaraciones después de un partido. Ni idea de quién era, de hecho, no sé ni las reglas del juego. Pero noté que el entrenador tenía los ojos llorosos y pensé que quizás se había enamorado. ¿Cómo es el amor entre gigantes cuando tú eres el más pequeño?

Mi maestro de Taekwondo, tan oriental, tan elegante, siempre en equilibrio, un pozo de sabiduría, se tiñe el pelo para cubrir las canas. Ese tipo de debilidades, como estar a punto de llorar ante un micrófono, son las que yo salvo de entre todas las cajas que flotan sobre el agua.

Ya tengo la escaleta de mi novela hecha. Ahora, únicamente tengo que escribirla. Sigo sin ver claro esto de los narradores cuasi omniscientes... con lo guay que es escribir en primera persona.

"Guay" es la palabra que aprendí a los 12 años y que no me suelta.

Tengo una morenaza de ojos verdes a mi lado, una morenaza que me manda un mail para decirme que ha comprado pan de chapata –para hacernos un bocata de jamón– y fruta. Y todo lo demás qué importa. Bueno sí, hay una cosa que sí me importa, que mañana se casan dos amigas de las de verdad, a las que también salvaría de entre todas las cajas que flotan en el agua.

Comentarios

  1. Anónimo10:40 a. m.

    me pierdo últimamente leyéndote...sólo puedo decirte que no te preocupes, Christina se conserva muy bien...
    jam

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:43 p. m.

    (no es para publicar) ¿has visto esto? lo he encontrado esta mañana. http://www.cambiamosparagustartemas.com/#la-nueva-senorita
    jam

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta el laberinto de sensaciones que escribes.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Jo també toco la bateria als matins, el violí i dirigesc orquestres dins del cotxe...
    Potser, com en va dir una vegada una amiga, "hay que radiar fuerza y estar guapas por fuera cuando peor estamos por dentro." Així la gent t'anima constantment i, inconscientment, t'animes tu mateixa i t'ho creus.
    Tanmateix, què importa més que aquest cafè amb llet que em faig ara de bon matí i les amigues que m'esperen per fer la primera cerveseta al "xiringuito" de la platja? BON DIA!

    ResponderEliminar
  5. Algún día, cuando me digan "Estás radiante", me atreveré y responderé un "Tú tampoco"...

    No soporto ese comentario.
    Tampoco el de "pareces cansada".

    Y nunca dejes de salvar cajas, Paola.

    ResponderEliminar
  6. Yo salvo, ésta, de entre todas las cajas que flotan sobre el agua: "¿Cómo es el amor entre gigantes cuando tú eres el más pequeño?"

    ResponderEliminar
  7. Al menos tienes cajas que salvar. Eso es mucho ya.

    Preciosas palabras unidas con ese finisimo hilo con que todo lo bordas.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo te sigo cada vez mejor...
    Aviadora, no me digas que Sara Carbonero te invito a fruta y bocata de jamón.....que afortunada tú.....
    besos
    nieves

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:54 a. m.

    Valiente, valiente que quieras salvar algo, digna como ninguna. Delicada manera de hablar de Amor, a pesar de la inundación (de lágrimas?).
    Un abrazo,
    Mara

    ResponderEliminar
  10. Diuen que una novel·la és com un matrimoni, mentre que els relats són només amants ocasionals. Un blog potser només és flirtejar una mica. En fi, que no t'envejo la feinada però sí la determinació. Ens explicaràs de què va?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo7:24 a. m.

    Esta canción me cautivó desde la primera escucha. Es de esas que pongo en clase para hacer dictados musicales, para comentar la letra, para que los chavales de 15 escuchen algo nuevo. Tiene una madurez literaria que ya querrían muchos: simplicidad, selección, verdad, transubstanciación de la materia en espíritu y del recuerdo en emoción objetiva... Si no la toca en Barcelona, la pediré a gritos como un fan desaforado. Es un mensaje muy muy viejo y muy muy cercano y turbador: el tiempo; lo que fuimos ya solo lo somos en la imaginación, la melancolía es saber amar lo perdido.

    Pereira

    ResponderEliminar
  12. Siento que estés triste, aunque me alegra que desees salvar algunos "restos" del naufragio.
    Guay es una palabra que a mí tampoco me suelta, me generó muchos problemas hablando en inglés porque cuando algo me parecía guay lo decía tal cual, lo malo es que ellos entendían que decía Why? y empezaban a darme explicaciones de todo ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje