Ir al contenido principal

Recorrer distancias



Esta mañana he llevado a Carol al aeropuerto. He comprobado que los atascos en la Ronda siguen aunque yo esté de vacaciones. Algunas veces, de camino al trabajo, me había preguntado si después de las 8.45 los coches se desvanecían por arte de magia, o si todo continuaba igual sin mí.

Con Carol cruzando el cielo rumbo a Finlandia, yo he conducido por tierra hasta la urbanización donde pasé todos los veranos de mi infancia. Eso ya está vivido y siempre será así. He recordado lo largo que me parecía el camino cuando era niña. Para
mí era como ir al fin del mundo, a Fin-landia. Ni un avión con parada en Australia recorría tanta distancia como el Citröen CX plateado de mis padres. Aquel coche iba del invierno al verano. Y eso es muchísimo.

Cuando he llegado al apartamento, mi prima de 13 años, la edad en la que te crecen las tetas y llevas aparatos en los dientes, me estaba esperando para bajar a la playa. Ahí estaba ella, con la toalla al hombro y sus 101.000 complejos adolescentes a cuestas. Qué alegría tener 32 años.

Comentarios

  1. Aviadora:
    ¿Por qué no la has llevado tú en tu avioncito particular?
    Buen viaje a Carol y para tí...paciente ausencia.
    Un abrazo.
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. Ike Janacek11:01 p. m.

    No sé qué queda más lejos, si el País de la Adolescencia o Finlandia, pero espero que sea el primero, por mucha diferencia.
    También espero que Finlandia no sea ya lo que era ;) y que aparte de Ana, Otto el piloto y el sol de medianoche y la melancolía, brillen todos los colores de la aurora boreal en una gran fiesta para recibir a tu chica.

    Ah, y qué alegría esa madurez tan PRECIOSA, sí, pero con la playa cerca mucho más. Feliz verano, Memorieta :)

    ResponderEliminar
  3. nieves, con la crisis tengo la avioneta aparcada. Aquí, emborrachámdomen de sol y mar.

    ike, qué pereza ser adolescente y pasarte el día con el walkman (ayyy no, qué vintage soy ya! quería decir iPod) y todas esas mini jaulas de cristal portátiles. Un besike!!! Por cierto, el otro día comwntábamos que uno de
    los fracasos de la tecnología fueron los desaparecidos discman, a quien no le saltaba la canción al pestañear???

    ResponderEliminar
  4. muy bonito texto. el coche que iba del invierno al verano, eso me ha gustado.

    ResponderEliminar
  5. Fin-landia...

    El mundo del adolescente y sus complejos se alarga más allá de la adolescencia, no tiene fin...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje