Ir al contenido principal

Tenemos una meta


¿Cómo saber si va a ser tu último día de playa? No se sabe. Haces la foto pensando que no. Luego te das cuenta de que sí. A menudo sucede a finales de agosto o a principios de septiembre. Siempre tengo la esperanza de que sea el primer fin de semana de otoño. Ese día te despides del verano como si se tratara de un acto oficial. Lo primero es nadar desordenadamente como un tiburón hambriento, aunque vayas a ser tú la devorada por el no_verano/no_future. Y los Sex Pistols harán una canción para superar el invierno. Y como viene siendo habitual... me pierdo en las enumeraciones. Pues eso, que lo primero será lo segundo y lo tercero.

Pero tú y yo tenemos una meta. Y algunos dirán que es la de siempre, porque todas las llegadas a la meta son iguales: el corredor cruza la meta y se rompe la cinta. Luego levanta los brazos y quién sabe qué es lo que oye en su cabeza.

Tú y yo tenemos una meta. La meta se parece a la salida. Su nombre lo llevo bordado en mi pañuelo blanco y su silueta colgada al cuello en una cadenita de plata.





(He recuperado a la mujer que se peina el pelo infinito como recuerdo a la primera cabecera que tuve en el blog, de la que ya va a hacer 8 años. Por cierto, este mensaje es en clave y solo lo entenderá quien esté desde entonces: ¿Superwoman sigues ahí? ¿Sigues siendo una not a pretty girrrl?)

Comentarios

  1. Tener una meta es muy importante. Y necesario. Te diré un secreto: pasé mucho tiempo de mi vida sin tener una meta definida, una meta clara. Era aburrido. Era como pedir siempre agua en las fiestas, un desperdicio.

    La foto es preciosa. Se puede sentir aún ese mar.

    ResponderEliminar
  2. Tener o no tener playa...
    Lo de la meta es un heroísmo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Una foto fantástica!. Las metas nos impulsan, los cambios siempre dan una pereza...

    ResponderEliminar
  4. Me gusto tu blog, lo encontré por una imagen de unos lentes porque buscaba unos para mi, y me encontré con el post donde, supuestamente te enamoras de la empleada "Belén" de una optica. me encanto. Te sigo.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó tu enumeración que en lugar de ir en línea se enrollaba sobre sí misma, también la fotografía. Saludos
    de Mar

    ResponderEliminar
  6. Ike Janacek8:50 p. m.

    Yo quiero seguir teniendo metas aunque llegar a ellas resulte incierto, muy incierto ahora mismo, porque dan sentido a vivir. Lo que también resulta importante es mantener tus normas, hacer lo que crees que es correcto.

    Ese pañuelo bordado lo imagino como las "Escritas de abril" lisboetas, tan imposibles de olvidar como a notaprettygirl, sólo que a ella, además de por haber sido la GRAN dama de los blogs se le echa de menos por ser una persona maravillosa y excepcional. (...Como otra que yo sé y me ha dado una alegría enorme al poner en la cabecera a esa chica de Degas otra vez) :)

    ResponderEliminar
  7. Tener una meta o un objetivo hace que la persona nunca se rinda...

    besotes de esta peke.

    ResponderEliminar
  8. Por un momento me acordé de la canción "Go Cain" de Nawja Nimri.
    En el video clip hay unos corredores , pero no sé si realmente al llegar a la meta son todo lo felices que eso conlleva...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:31 p. m.

    A veces es tanto el esfuerzo para llegar a la meta que cuando llegas te quedas vacia e incluso frustrada. Luego plantearse otra cuesta... cuesta mucho.
    Pero esta vida sin metas, sin algo que nos impulse, se hace nuevamente vacia.
    ¿que vacio prefieres? eh ahi la cuestión

    ResponderEliminar
  10. RedLabel8:59 p. m.

    Madre mía, "not a pretty girl", qué recuerdos...

    Hacía tiempo que no pasaba por aquí, aunque lo hago de tarde en tarde. Hasta me había olvidado de Superwoman, y al leer tu mención he tenido uno de esos momentos en que te parece que vuelves de golpe a otro tiempo.

    Me alegro de que sigas por aquí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje