Ir al contenido principal

De los 5 sentidos, 3 están en crisis






Empiezo el 2013 dándome cuenta de que también están en crisis  algunos de los 5 sentidos que usamos los seres humanos. Sí, ya sabéis: vista, olfato, gusto, tacto y oído. Fijaos si están en crisis que he tenido que consultar Google porque se me olvidaba uno. Esos que nos sirven para percibir  nuestro entorno.

El último día del año 2012 salí a la calle a pasear y entré en una librería de las grandes. Tuve en mis manos la agenda para el 2013 que comercializa Blackie Books. Se trata de una agenda bastante original, con infografias e ilustraciones de estilo retro y con efemérides curiosas como el día en el que empezó a trabajar la primera mujer polícia y ella misma se diseñó el uniforme. O algo así. También incluía un listado de cosas que puedes escoger al azar para realizar durante el día, como si fuera una aventura, tipo arreglar tu bandeja de entrada, comerte un sandwich de crema de cacahuete como Elvis, etc. Ésta última, la de Elvis, me la he inventado, pero más o menos ese era el tono. Pues bien, a pesar de que me parecía una agenda afín a mis gustos personales, no me la compré. ¿Por qué? Pues porque ya tengo un iPhone que me sirve de agenda y que además se sincroniza con  mis otros dispositivos, etc. Y pensé, qué pena, perderme esta agenda tan bonita por usar la agenda de iPhone que, a fin de cuentas es algo así "como virtual". No toco las páginas, no las huelo y lo peor es que tampoco puedo comérmelas. Y me quedé con mi pena porque no me la compré.

Dejé la agenda en su sitio y seguí mi paseo por la librería. Entonces vi un libro que tengo muchas ganas de leer: Curvas peligrosas, de Susana Hernández. Pues bien, después de tenerlo en las manos y estar a punto de comprármelo, pensé: "pues me lo voy a comprar en ebook porque así no me pesa tanto el bolso". Y justo eso hice al llegar a casa.

Salí de la librería pensando en estas cosas. En que todo empieza a ser algo que no se toca, que está ahí, pero que ya no pesa. Ya sé que a estas alturas puede parecer una chorrada de reflexión, pero es que ese idea me impactó muchísimo, pensar que todo puede convertirse en algo electrónico...

Algo similar sucede con los amigos que se hacen a distancia. Es ya algo habitual, todo el mundo ha conocido  gente por internet y ha hecho amistad. Lo malo de esto es que a veces te apetece tomar una cerveza con algunas de esas amistades, pero en ese momento no te pilla cerca un aeropuerto ni un avión para trasladarte a otra ciudad u otro continente.

Resumen:

El sentido del tacto está en crisis. Pocas cosas son ya las que se tocan. De rebote, el del olfato, también. Y ya puestos, el del gusto. Los únicos que están en alza son los del oído y la vista. Todo se puede oír y ver. En nuestras fantasías eróticas soñaremos que nos besamos con la foto de perfil de algún contacto y con los 144 caracteres que lo definen como persona. De fondo sonará la última lista de Spotify publicada en Facebook por Menganito. Y nada más. Nuestro sueño ocupará un par de Gigas.

¡Pero no, no he acabado! Porque aún hay esperanza. En este mundo virtual y de cosas que no pesan, aún puedes encontrar y presenciar el milagro del transporte de cosas físicas de un lugar a otro. El otro día compramos en la Apple Store un DVD del OS X Snow Leopard 10.6 y resulta que a través de la web podemos seguir su recorrido. Y es precioso, porque esta tarde nuestro paquete llegaba en barco a Italia (¡¡en barco!!!! un transporte súper tradicional, y a Italia, ¡¡un país físico!!)  y por la noche ya estaba en Milán a punto de ser facturado en un avión. Y llegará mañana a nuestra casa. ¿No os parece maravilloso?





Comentarios

  1. Anónimo6:18 a. m.

    Pues si, maravilloso mas que excentrico!!

    FELIZ 2013, ninia!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuántas horas al día pasamos mirando una pantalla y que pocas mirando al cielo?
    Un beso.
    Tita Paola yo no tengo ni agenda ni iphone, sólo un par de muñecos de peluche con los que me divierto mucho.
    Tita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nieves, ¡cuánta razón tienes! Supongo que debemos compensar y mirar al cielo más a menudo.
      Tita, tú no necesitas de esas cosas, quiero ser tú en mi próxima vida. ;)

      Besos para las dos.

      Eliminar
  3. Es tan cierto lo que escribes... A veces trato de recordar cómo era la vida antes y sólo acierto a ver pequeños fragmentos: las listas con las notas de la universidad, colgadas, y la gente apiñada alrededor; las llamadas de teléfono clandestinas, encerrada en tu cuarto; las cartas escritas y echadas con urgencia al buzón; los programas de radio de los que grabábamos tantas cintas...

    No sé si era una vida mejor o peor... Era ora muy diferente, eso está claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también recuerdo esas cosas... Tenían su encanto. Y el inicio de internet en casa, que por motivos de trabajo de mi padre fue pronto, y no sabía a quien mandarle un e-mail porque nadie tenía cuenta jajaja

      Eliminar
  4. A mí me asusta bastante todo esto, aviadora. Me asusta la dispersión.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me asusta esta doble vida offline y online...

      Eliminar
  5. creo que voy a comprarme esa agenda...

    estaba en fase pre-nosesinecesitouniphonenemivida....

    acabo de decidir que no, no lo necesito!!!

    pero esa agenda, ahora mismo, se me hace INDISPENSABLE!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, estás entre un iPhone y la agenda de Blackie? jaja está claro lo que te sale más barato... pero el iPhone también mola mucho, que lo sepas. :D

      Eliminar
  6. Es una reflexión traumatizante, pero con la última parte me has devuelto la felicidad. Aún no hemos inventado el teletransporte, ni las visitas holográficas, así que si hago un amigo por internet que merezca la pena de verdad, aún podré ir a verle, coger un vuelo, y plantarme en su país para tomar con él una cerveza (aunque no se de dónde sacaría el dinero para hacer todo eso).
    Un beso muy fuerte, me ha gustado mucho tu razonamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara! jaja tienes razón! Espero que no llegue demasiado pronto el tema de los hologramas... aunque creo que ya se usan en algunas empresas para reuniones a distancia. :-O

      Eliminar
  7. Esta reflexión es muy cotidiana por desgracia últimamente...
    Pero seguirá sin haber sustituto a una caricia o a un olor que te inunde por completo y te haga volar....

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:06 p. m.

    Pues qué pena. A mi lo digital me da grima.. donde se pueda tocar las hojas y llevar una agenda en la que puedes tachar con gusto.. que se quite el iphone

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje