Escalón y huella

Subo y subo pero esta escalera no se acaba jamás. De vez en cuando se interrumpen los peldaños y encuentro un descansillo. Me llena de esperanzas. Es una llamada después de mucho tiempo. Es desear. Vuelvo a subir escalones pensando que este tramo va a ser el último. Pero ya son varios rellanos y sospecho que no tiene sentido querer llegar hasta la azotea. La vecina de la planta 54 me ha sacado un tazón de leche con galletas para cenar, como a una niña con la madre enferma.

Comentarios

  1. Parece como una pesadilla. Menos mal que el tazón de leche y galleta te ha salvado...

    ResponderEliminar
  2. Tita Pao.
    Yo, como soy perrilla, cuando llego cansada de pasear por el río, mi vecina me da una galleta de esas para nosotras y tambien me reconforta mucho.
    No te canses con las escaleras.
    Titaguau

    ResponderEliminar
  3. Ni mas ni menos que la vida misma, algunos pasaremos la vida subiendo escalones y por fatigosos que estos puedan parecer todo esfuerzo tiene su recompensa aunque a veces no la sepamos ni saborear ni apreciar ni ver, pero seguro que de una u otra forma siempre habrá rellanos en los que nos encontraremos con algo o alguien que nos reconfortará con un gran "tazón de leche y galletas" apesar de que algunas veces no estemos a la altura sea por lo que sea para saber valorarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Parece escrito por La Niña.
    Me encantas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje secreto.

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

#17 (Diari de l’estiu 2021)