Ir al contenido principal

1079. Bicicletas




La bicicleta nostalgia estaba aparcada delante de mi nueva casa el día que me la enseñaron por primera vez.



Estos días he descubierto que muy cerca está aparcada la bicicleta alegre. Es de una chica a la que le encantan las flores.  Sólo conozco ese detalle sobre ella y porque me lo chivó la  camarera. ¿No es genial?

Me quedo con la segunda bicicleta, sin dudarlo. Es la que quiero que me lleve.

He decidido que mañana saldré pronto. Antes de entrar al trabajo compraré un café con leche para llevar y un cruasán. Me pasaré por mi futuro hogar para desayunar allí por primera vez. Me hace ilusión llegar temprano, abrir las persianas, ver el primer sol rozando los edificios. Aunque puede que esté nublado. Bueno, pues ver las primeras nubes. 

La ilusión por esas cuatro paredes nuevas que llegan a mi vida es similar a estar enamorándome. Hoy he estado pensando todo el día en ella –en mi casa. No he podido ir a verla porque tenía compromisos. Pero por la tarde, cuando se ha puesto a llover como si se acabara el mundo, he imaginado cómo sería si yo estuviera allí en ese momento. Es amor, está claro. Nos estamos conociendo y es emocionante.

Comentarios