Ir al contenido principal

1085. Melón con jamón en los bares normales




Una vecina le canta canciones preciosas a su hijo. Se la ve una madre feliz. Hay madres que parecen estar hartas. Yo, si fuera madre, le cantaría todo el rato a mi niño. Tengo una amiga a la que no le cantaban de pequeña y ahora ella es incapaz de reproducir con la voz ninguna de las canciones que le gustan actualmente. No tiene nada de oído musical.

Hoy he comido en el "Bar Pérez". Me ha hecho cantidad de gracia el nombre. Era un bar normal, de esos de carajillos de Terry, por eso se llama Pérez. Un bar de los que tienen fotos descoloridas (y no era filtro vintage) colgadas del equipo de fútbol de algún pariente y cosas así.

Para saber si se trata de un bar "normal" tienes que fijarte en el menú. En los primeros platos siempre tienen "melón con jamón" y "entremeses". El melón con jamón antes era un plato de boda, ahora a nadie se le ocurriría ponerlo. Bueno, luego estaba el high level, que era piña con jamón. Sobre los entremeses, jamás he comprendido por qué se llaman así. A ver, un plato con un surtido de fiambres y un poco de ensaladilla rusa, ¿qué tiene qué ver con los meses del año? Pues seguro que tiene su explicación, tal vez esté relacionado con algo de la matanza, no? Es que ni idea de estos temas. Yo sólo fui una vez a una matanza y fue en el pueblo de mi padre. Recuerdo que yo no quería ir porque me daba pena el cerdo, pero es que era una especie de evento VIP y mi tío Paco me obligó.

El colofón del Bar Pérez eran los postres. Atención, tenían contesa. CONTESA ¿Quíen se acuerda de ella? Yo no sabía que aún se vendía. Pero qué buena está. Otro de los postres entrañables del menú era el "Pijama". Flan, con piña y nata, igual a "Pijama". ¿Por qué? ¿Dónde está la relación con el hecho de irse a dormir? Y ya, para acabar, tarta de Santiago.

Las raciones del Bar Pérez eran enormes. En los bares normales no se estila la dieta ni nada parecido. Creo que los modernos de Barcelona podrían poner de moda los bares normales. En el fondo tienen un toque muy alternativo. Joder, la contesa es alternativa. El Bar Pérez me ha puesto de buen humor.


Luego he llegado al piso y el pintor estaba cantando. Me encanta oírle cantar en árabe, así como súper místico, seguido de Andy y Lucas. Mohamed me cae muy bien. Es un buenazo, se le ve. He hecho un poco de café y me ha estado contando que su padre murió hace cuatro meses y que está muy triste, que nunca había estado tan mal. Me ha contado cómo se prepara a los difuntos en su país según la religión musulmana. Llovía mucho.  Hemos quedado que cuando ya esté instalada, un día vendrá y hará couscous para celebrarlo. Luego me ha hablado de su mujer y sus dos hijos. Nos llevamos bien porque ambos somos amables y fáciles de tratar. Mohamed, dónde tienes la pintura, aquí, pues pásamela, por favor, gracias. Sin problemas.


Comentarios

  1. Me encanta la sencillez de este relato, gente amable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Adanes. Gracias por leerlo.

      Eliminar
  2. Ohh ¡qué recuerdos!: la Contesa, con esas laminitas de chocolate fino que crujían entre la nata y esas onditas que lo coronaban cual edificio modernista... mis padres la compraban para celebraciones especiales o domingos extraordinarios, me da la sensación de que esas ilusiones "tontas" ya se han perdido en las familias y me da una pena nostálgica bastante absurda.
    Me está apeteciendo hacer una ruta de bares para preguntar a cada propietario su opinión sobre los nombres de los platos, seguro que no tiene desperdicio ninguna de las respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUé buenas están las laminitas de chocolate, y qué nombre más noble tiene: CONTESA. Era un clásico lo de "baja a buscar una contesa... que vamos a celebrar tal y cual..." jaja Es cierto. Gracias por compartir tu recuerdo.

      Eliminar
  3. ¡Qué grande es la wikipedia (si te puedes fiar de ella)!

    Los entremeses (galicismo de entremets) son las pequeñas porciones de alimentos que se sirven durante las comidas o cenas para picar de ellas mientras se sirven los platos. En la actualidad se suelen tomar antes de la comida.

    El término entremés procede del catalán y está documentado en el siglo XV como una especie de pantomima representada en banquetes cortesanos y, en una acepción gastronómica, como "manjar entre dos platos principales".

    Se conoce como paso o entremés a una pieza dramática jocosa y de un solo acto, protagonizada por personajes de clases populares, que solía representarse durante el Siglo de Oro español, es decir, a fines del siglo XVI y durante el siglo XVII y XVIII hasta su prohibición en 1780, entre la primera y segunda jornada de una obra mayor.

    ¡Y qué grande ver que hay informaciones que hay que comprobar! Del francés, del catalán... ¿en qué quedamos? ¿O del catalán a través del francés?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. Y que me dices de las croquetas caseras o gazpacho ;)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la combinación del melón con el jamón. Para mi es una forma de comer fruta engañando un poco el sabor, sobretodo a los peques. Nosotros en mi casa utilizamos jamón dop teruel. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje