Ir al contenido principal

Territorio jazmín



Volviendo a las casas.

Hay un lugar en la mía, una habitación en la que tengo mis libros, mi guitarra, mis vinilos y mi tocadiscos, todo mi, que desde el principio, desde octubre del año pasado, me pareció esencial (de esencia, de núcleo, de esqueleto) pero hasta ahora no la había empezado a usar. No sabía qué hacer en ella. Estaba ahí, abría las puertas correderas, la respiraba un rato, pero nada más. La tenía reservada para cuando pudiera estar dentro, porque significaría, y ahora lo sé -lo sé ahora-, estar conmigo libremente, sin disculpa. Descubrir algo, ver eso que ya existía de antes pero que no se sabía. Ya he descubierto algo maravilloso que hacer en ella.


Soñar y soñar, sin filtros.

Territorio en el que se sueña con manzanas, melocotones, cerezas...

Sueños locos, de noria, de anochecer.


Comentarios