Ir al contenido principal

Mis almas

almas de paola vaggio


Ayer vacié mi taquilla. Me llevé todas las cosas acumuladas durante estos años. Algunas no eran importantes. Cosas del trabajo y del día a día. Irte de los lugares cuesta, sobre todo de esos en los que has crecido y te has superado, o has luchado por ello.

Lo más simbólico fue mi guitarra. Porque las guitarras son el alma de quién las toca y no puedes dejarlas en cualquier lugar. Tenía que ir a buscarla.

Me traje (de gala) a mi bonita guitarra azul oscuro de batalla, que ha sido como una hermana para mí —como hija única tengo totalmente idealizadas a las hermanas pero que nadie me haga entrar en razón—, ha sido como una hermana gemela para mí. A veces me incordiaba y tal... pero la quiero.

A mi guitarra hermana debo buscarle un lugar en nuestro campamento base. Ahora está junto a mi otra guitarra, que no es hermana, es amiga. Es que mi relación con ella es distinta. Mi guitarra amiga ha compartido muchos momentos conmigo y también es muy importante, súper importante, pero a ella le tengo que contar las cosas, mostrárselas a través de canciones. A mi guitarra hermana no tengo que contarle nada porque me capta todo el rato. Ahora las pondré en el sofá a ver pelis en Filmin. No vamos a caber. Voy a tener que hacer comida para tres. Quiero mucho a mis dos guitarras (como mis guitarras saben leer el blog, excepto las frases en cursiva, debo procurar que no se pongan celosas ahora que van a estar juntas todo el día). Mi guitarra amiga nació en una ciudad que está en mi corazón; mi guitarra hermana creció conmigo (con esto me las las acabo de camelar a las dos). Parece que, de momento, se llevan bien.

Las guitarras tienen una parte que se llama "alma". No se ve porque está dentro del mástil y ayuda a  soportar la presión de las cuerdas tensadas. Sin alma, el mástil de una guitarra se dobla.



(¿Y ahora qué? ¿Se me ha ido la olla? La pinza?)


Comentarios

  1. Ahora, eres toda alma? Las personas sensibles suelen ir del revés, con el alma en la piel. O la proyectan y construyen cosas hermosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No creas, a mí me pasaba con el que fue mi primer ( y único coche) , nos acompañamos desde los 18 a los 32 (míos) , después me vine a Madrid, pensando en traérmelo quizá algún día. Confieso que al final he acabado por "olvidarlo" (nunca pensé que pudiera ser posible), eso sí, no he vuelto a conducir ningún otro, yo solo sabía conducir mi 306 blanco o él o ninguno. Si veo alguno por la calle como él (hay poquisimos, es un modelo que duró poco en el mercado, supongo), todavía tengo que aguantarme la inercia de sentarme al volante y salir pitando. No sé si sigue estando en el garaje de casa de mi hermana, algunas veces cuando he vuelto mi madre me ha dado las llaves por si quería darle una vuelta, pero últimamente no se ha mencionado el tema, yo tampoco he preguntado.... Prefiero no saberlo.

    ups, se me ha ido la pinza.... voy a leer el horoscopo a ver si se me pasa....

    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Al contrario...tus " almas" y tu estais " afinadisimas".
    Pd: En mi primera visita a Barcelosna procurare conocer " El Monaco":)
    Saluditos extremeños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te daré la dirección!!! y si quieres te hago la ruta.

      Eliminar
    2. Pues claro..hagame usted la ruta..q desde q deje los madriles a mi las grandes ciudades me pierden...literalmente.
      xoxo
      saluditos extremeños

      Eliminar
  4. Jodida función la del alma de la guitarra: soportar la presión de las cuerdas.....

    ResponderEliminar
  5. jajaja Sí, mucho estrés diario. Putas cuerdas xd

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje