Ir al contenido principal

Yo. Aquello. Un día.





Cuando paso por delante pienso: es un bar feo. Suspiro sin atreverme a entrar, siento que puede ser un lugar bello, que tiene esa posibilidad extraña. Una entre una. Pero es un secreto. El extractor de aire (que va de lavadora) con un jarrón encima y flores secas. La maceta vacía. La mirada perdida de un hombre que mira a través del vidrio y se cruza con mis ojos. El aire gris. La oscuridad. Me parece ver una sillas, la barra. Una máquina tragaperras. ¿No entraré nunca? Bar Mónaco. Neón. El mar azul, los yates, las gafas de sol Rayban. ¿En qué pensaba quién le puso el nombre? ¿En Mónaco en sí o en la princesa? ¿O en la hermana? Era un hombre enamorado. Puso un bar. Le llamó Monaco sin acento. Carajillo, cerveza, ron, brandy. Un cruasán duro. El suelo pegajoso. Bocadillos. A veces. No siempre. Vasos de vidrio. Posos de café. Un nido de serpientes. El amor bonito. Un taxi muy tarde.




Comentarios

  1. Pues lo más que te puede pasar es que te quedes pegada al entrar, no? Puede que quien le haya puesto el nombre haya visto el lado oscuro de Mónaco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lado oscuro de Mónaco me gusta. Creo que debería haber una novela, una película y una canción sobre el bar Monaco. Y un poema, se me olvidaba.

      Eliminar
  2. ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh Qué gran descubrimiento la vie!!!! tal vez sea ese el secreto!! qué bueno...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:25 p. m.

    No sobra la B si leemos: CON AMOR A B (sea quien sea B)
    ;) que guay

    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos super fans del bar Monaco, con amor a B!

      Eliminar
  4. HOla: interesante reflexión sobre el aspecto exterior del local... la verdad es que tiene cierto aire vintage y el nombre es tan cosmopolita!. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
  5. No es el único que le puso ese nombre, hay otros bares Mónaco en otras ciudades, por ejemplo, aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deja de ser un nombre curioso...

      Eliminar
  6. Le puso Monaco por Estefania, la rebelde, la que se lió con áquel del circo, la que cantó aquella canción con una camisa a rayas, la que hizo todo lo que un padre no quiere que haga su hija. Pero lo hizo y le importó un pimiento su padre y el que dirán. Por eso Monaco, sin acento como un principado propio, donde la reina de la tapa es la tortilla de calabacin en vez de francesa o española:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ole y ole!

      Me encantaba la hermana por todas esas cosas. Creo que si tuviera dinero compraría el bar monaco y lo dedicaría a su persona. :)

      (me encanta una lista tuya de spotify, la de días de lluvia en coche)

      Eliminar
  7. jeje a mi también me encantaba Estefania ! Le faltaba entender para ser perfecta XD

    *!Gracias! Espero que algún día tengas la ocasión de ponertela paseando de verdad con el coche un día de lluvia. Asi no te darás cuenta de los atascos y no tendras prisas. El paisaje también te parecera más bonito ;)

    ResponderEliminar
  8. totalmente de acuerdo! es lo único que le faltaba!

    Hace tiempo que no conduzco, pero me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje