Ir al contenido principal

Insertar un vídeo en una fotocopia es alta teconología, y lo sabes.



Me gusta salir a la terraza con la guitarra y ponerme a cantar. A veces pasan cosas bonitas. Como ayer. Las estelas de avión persiguiéndose o el casi imperceptible movimiento de la persiana. Eso equivale a enamorarse. O a estar bien en el trabajo. O a tener las cosas claras. A aniquilar la nolosedad.

Ayer, mientras desayunaba, pensé en hacer un viaje largo en coche y en pasar alguna noche en un cámping. No es necesario que suceda todo a la vez. Puede parecer una tontería, pero nunca he ido de cámping. Un día fui a visitar a unos amigos, pero nada más. Comimos, pasamos la tarde y me fui. Esa es toda mi experiencia en un cámping. No me gustó demasiado, pero suelo dar muchas oportunidades. También quiero bañarme en un río. Eso sí lo he hecho algunas veces.

En cuanto al viaje en coche, dibujé una línea recta desde Barcelona y me llevó a Oporto. Luego recordé que tengo pendiente visitar Cartagena y bajar hasta Almería. Y también quiero ir a Soria a conocer Casa Tía Julia. Así que no sé hacia donde trazaré la línea.

Hoy hace 367 días que conocí a P. Era primavera, los árboles tenían florecillas blancas, los pájaros cantaban por la mañana en Manhattan. Parece que me lo esté inventando. Creo que P es la persona más equilibrada del planeta Tierra. Tiene mucha paciencia. No se desespera. No juzga. Quiero copiarme un poco.

A. me ha ayudado a resolver un problema matemático y luego me he reído con ella.

Este viernes voy a una fiesta de cumpleaños y M. y yo vamos a llevar ¡Tequila!

(Hacía tiempo que no usaba iniciales en el blog. Será que estoy  reconciliándome con la vida y vuelvo a ser normal. Ay, qué alivio.)

Comentarios

  1. Lo del viaje largo llevo pensándolo yo también hace mucho tiempo, cambio de destino cada vez que pienso en hacerlo, deseando levantarme una mañana coger el coche y donde me lleve...sin más.
    De joven iba mucho de camping en tienda de campaña, de esas tipo iglú, pero ahora con los años, ya no me veo agachándome y teniendo que salir a media noche al servicio , sin saber por dónde coño está:), aunque si me gustaría probar a ir a un bungaló.
    De los lugares que mencionas solo conozco Oporto, estuve de vacaciones el último verano, tiene un encanto especial (dispuesta a volver a visitar las bodeguitas de vino en la ribera del Duero, jeje).
    Espera y deseo que las dos levantemos el vuelo...dejando esa estela…....como el avión
    Besos

    Saluditos extremeños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola noor. Sí, yo también voy cambiando de destino, de hecho, todo empezó porque quería ir al Valle del Jerte porque hace muchos años una amiga me enseñó unas fotos y me quedé muy flipada, pero creo que ahora ya voy tarde para ver los cerezos en flor. También quiero irme hacia Francia. Bueno, a ver, focalización. Saludets catalans!

      Eliminar
    2. Si te sirve de consuelo yo vivo aqui, en la misma provincia y no he ido nunca, pero es la mejor época para visitar el valle y el resto de Extremadura, la primavera, está todo el paisaje bañado en miles de tonos verdes y amarillos, luego llega el verano y los 40 grados....
      Francia te pilla cerquita..
      De momento viajaré el dia 25 a Badajoz, jajaja, peazo viaje

      Eliminar
  2. A mí me gusta observar el camino hacia el destino, a veces llegas a descubrir lugares que son más interesantes que el que quieres visitar. Pero lo mío es distraerme, a veces incluso viajo sin moverme del sitio donde estoy.
    Abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  3. segundopremio3:49 p. m.

    Lueeego han venido estos por aquí y nos heeemos bajado a tomarrrrnos unas caaaañas, y me he reído con elloooos... :)

    ResponderEliminar
  4. Yo lo tendría clarísimo. Agarras el coche, te lo pillas todo, la guitarra, las estelas que se persiguen y hasta la persiana. La nolosedad se la dejas a los vecinos para que te la rieguen, si hiciera falta. Y directa para Casa Tía Julia que tiene una pinta geniaaal.

    *Y ya llegará SF

    ResponderEliminar
  5. Yo lo de la guitarra lo dejo más bien para el sofá, en la intimidad, allí donde las paredes rebotan el sonido de tal forma que a mi hasta me parezca que no suena tan horrible. De pequeño iba siempre de cámping con mis padres, y era divertido, pero ahora hace tiempo que no soy pequeño (bueno, quizás no tanto...). Yo siempre he puesto inciales y psuedónimos, pero antes era más ocurrente; o quizás es la gente la que ya no es tan estimulante... quién quiere normalidad pudiendo escapar por la locura, temerariaaaaaa??????

    ResponderEliminar
  6. joder! casi me la olvido...

    https://www.youtube.com/watch?v=vWO6qwdYfkA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje