Ir al contenido principal

FOTOCOPIA: La bomba anatómica



Ayer, cuando volvía a casa, y todas las calles se parecían a otras, me di cuenta de que habías sido verdad.

Me dolió tanto lo real.

Me di cuenta de que tienes un cuerpo con órganos dentro. Pulmones, hígado, riñones, corazón, arterias, intestinos, huesos... y, resumiendo, sangre alrededor. Y que habías caminado con todo eso a mi lado. Todo eso tan cierto. Todo lo que sale en las radiografías cuando te haces daño o cuando te duele algo, todo lo que un médico ve a contraluz. Todo lo que es indiscutible. Lo tienes y es verdad.

Luego pensé en tu voz, que con esa voz me hablabas. Un timbre que puede que se parezca a otro, pero no es exactamente igual, es imposible. Y que tu voz, única como la mía, tal vez estaría hablando en ese momento, vibrando en alguna frecuencia. Pero yo no la estaba escuchando a pesar de desearlo muchísimo. Tu voz en algún lugar al que se puede llegar seguro, porque cualquier lugar es una coordenada en el espacio. Yo podría llegar. Yo siempre creo que puedo llegar.


Todo era muy real.

Mis costillas, mis glandulas de nosequé, mis células y mis homoplatos... pensando en ti. Como si tu esternón estuviera hecho de coral.

-------------
Voy a recordar a mi querido Jeff Buckley, que me gustaba tanto de adolescente. Qué bueno era.










Comentarios

  1. A mí, lo de las voces me mata porque soy incapaz de recordarlas claramente, de que suenen como la original en la memoria. Hay algo que distorsiona siempre como ruido de fondo que no soy capaz de eliminar, y es esa voz (la que sea en ese momento), pero no es, como si fuera un cover o una imitación.
    Beso, Paola.

    ResponderEliminar
  2. Uoooo.
    Como si tu esternón estuviera hecho de coral.
    Uooo.
    No he leído una frase tan delicada y a la vez apasionada en mucho tiempo.
    Debería estar tatuada sobre ese esternón.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla, Jeff Buckley; y este texto, tan dolorosamente real...

    ResponderEliminar
  4. Ay, Paola, Paola, Paola...
    Qué bien escribes, guapa!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Tu texto ya de por sí, duele... y encima me pones a Jeff Buckley... ¿me quieres matar plácidamente? Ya lo sabes, pero te lo digo: Me encantan tus fotocopias y lo mal que lo dosificas todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje