Ir al contenido principal

El agua del bosque







Soñé que había vuelto a casa, que atravesando el bosque había llegado hasta una carretera muy David Lynch, que una camionero me había dejado en la estación de tren, que ahora era mi amigo en Facebook, y que horas más tarde yo estaba en mi cama con insomnio.

Parece ser que nada de eso fue real. Sigo en la cabina de mi avioneta con el parabrisas roto y atravesado por la rama de un árbol. En la rama hay un desfile de hormigas.

Otro día soñé que había llevado a una amiga al aeropuerto del Prat. Que mi amiga volvía a su casa, a Los Ángeles, que Los Ángeles era una ciudad en la que hay muchos coches. Que nos habíamos emborrachado con sidra en un bar. Horas más tarde, en mi sueño, estaba en Ikea comprando un mueble y me reía de todas las parejas que creen saberlo todo acerca de decoración o acerca de su nueva vida. Si ponemos esto aquí y compramos aquello nos ahorramos esto y ganamos espacio. Qué ilusos. Siento vergüenza con ese tipo de conversaciones. Creen saberlo todo acerca del amor.

Otro día soñé que la soledad no era mala.

He descubierto una cascada. Me baño desnuda. Acaricio mi cuerpo y siento que es bonito.

Comentarios

  1. No es lo mismo estar sola que sentirse sola, hasta el mismo sueño se interpreta diferente.
    Saludo!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje