Ir al contenido principal

A salvo en la selva



Al deshacer la cama antes de dormir, al deslizar el nórdico y la sábana, colocar bien la almohada y desnudarme para ponerme el pijama, me he dado cuenta de que todavía la echo de menos. Era mi familia. Todo estaba bien en la selva. Estábamos a salvo.

 Mañana tengo una reunión. Tengo ganas de levantarme a fumar. Tengo ganas de comprarme una peluca. 

Comentarios

  1. Todos necesitamos guaridas. Y no es para menos, con toda la mierda que nos espera ahí afuera...

    ResponderEliminar
  2. Hay más peligros en la ciudad, entre la gente, que en la selva...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje