Ir al contenido principal

Diamantes





El 2016 va a ser muy interesante, tengo esa corazonada. La tónica ya la fui marcando a finales del año pasado. Equilibrio –con arenas movedizas de vez en cuando, necesarias y vitales–, proyectos y trabajo. Mente ocupada, como en el jazz.

Ayer se me cayó el iPad al suelo de mi habitación. Eran las cuatro de la madrugada. De inmediato, escuché tres golpes en la pared. Me pareció terrorífico. Desagradable. Saber que hay alguien ahí, con los ojos abiertos y que me escucha. Y que se queja. Creo que fue el niño adolescente que duerme justo debajo. El otro día me lo encontré en el metro. Iba hablando por teléfono con algún amigo, supongo. Únicamente intercepté una frase: "hoy he quedado con una tía." Las ganas, pensé yo. A veces sube al terrado y arrastra algo. He pensado en pillarlo in fraganti un día, a ver qué coño hace.
Me desvelé y salí a la terraza. Miré al cielo y vi muchas estrellas. Estrellas como diamantes de invierno. Las grúas de la Sagrada Familia estaban encendidas. Me sentí muy conectada al presente. Fue como estar en el amor.


Comentarios

  1. Cuando me desvelo de noche y miro por la ventana de la habitacion el cielo..aqui..lleno de estrellas y diviso el camino de santiago ...esa nube blanca q atraviesa el firmamento es como si ese universo me envolviera y en el encontrara mas vida.
    El chaval estaria intentando dormir dp de una noche de jarana...juventud divino tesoro...metido en su propio mundo.
    Besos Vaggio..feliz año y q te sea muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte, noor, poder contemplar esos cielos tan nítidos. Son tan misteriosas las estrellas, aunque lo sepamos todo de ellas. Feliz año, gracias!

      Eliminar
  2. Anónimo12:47 p. m.

    Feliz año, aviadora.

    ResponderEliminar
  3. A veces sentirte en el "ahora" es lo mejor que te puede pasar.
    Besos y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, igualmente, feliz año. Sí, a veces cuesta encontrar esas conexiones con el presente.

      Eliminar
  4. Cuando subas al terrado ya puedes contar qué coño hace, menuda intriga! Feliz 16!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Informaré de ello inmediatamente.Ahora me estoy rayando por si me pincha la wifi y trastrea mis conexiones jajaja... creo que he visto demasiado homeland.

      Eliminar
  5. Equilibrio, arenas movedizas dosificadas, conectada con el presente...¡Paoooolaaaa! ¿Te han abducido y estás reemplazada por una budista? Si me oyes da tres golpes ¡acudiré con mi espada de Star Wars!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, qué coraje XD Pero no es boquilla, lo prometo. Estoy muy zen. A ver por donde saldrá mi rollo zen jazzístico, menuda combianció...xD

      Eliminar
  6. Me hacen mucha ilusión vuestros comentarios. Es como notar que alguien al otro lado de la existencia "virtual"... Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Ayer o anteayer pensaba lo mismo, porqué 2016 suma 9, que es mi número. Una tontería como cualquier otra, pero si hay ingenuos que creen en inexistentes seres sobrenaturales, no veo por qué yo no podría creer en el poder de un número.

    En mi casa siempre hay ruidos: cuando no son los del restaurante de abajo y su maquinaria industrial, algún vecino mongolo picando de madrugada, o el de abajo que ronca (y que por suerte no vive aquí), o una calefacción que suena como si alguien se estuviera duchando al otro lado del tabique a las 4 de la mañana... los vecinos son probablemente la especie más odiosa del planeta. Otros clásicos son los que arrastran muebles cada día (qué cojones hacen?), la que anda con tacones por casa, o las misteriosas canicas que en un momento u otro de la vida siempre acaban sonando en el piso de arriba...

    Hace unas semanas escribí sobre la cantidad de estrellas que se ve ahora desde la ciudad, cuando hasta hace un tiempo no era así. Me fascinan las estrellas. Me dejan embobado, y me hacen sentir realmente insignificante

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje