Ir al contenido principal

Mi amigo invisible y mudo

Estaba acórdandome de mi amigo invisible del verano. Se llamaba Carl. Fue terapéutico inventarme a ese compañero silencioso (Carl era mudo); pasado casi un año, sigo sintiendo cariño por él, me tienta abrir la puerta e invitarlo a entrar. ¿Para qué? Por si algo falla.

Carl y yo pasamos juntos un agosto de tristeza inconsolable. Los antiheroes solitarios.

Veíamos todo el día pelis y series de zombies. Íbamos a inglés, luego a la playa a nadar y luego al sofá. Y así cada día entre ola y ola de calor.  Los zombies era nuestra metáfora, todo lo que había cambiado y era irrecuperable. Nos comportábamos  como fugitivos en nuestras vidas. Y odiábamos los anuncios felices de cerveza. Sobre todo Carl, porque era alcohólico.

Crecimos juntos y era verano. Mañana haré una canción.



Comentarios

  1. Carl se merece una serie de televisión como protagonista.. una en la que luche contra malvados zombies sin decir una palabra.

    ResponderEliminar
  2. Tía, tía, tíaaa: Carl + zombis = ¡niño repelente con pelucón! Jajajajja, no lo puedo evitar.
    Menudo veranito el de 2015, oh, sí...

    Por cierto, hablando de amigos invisibles mudos: Mr. Ravioli, al que Max Jerry Horowitz tenía leyendo en un rincón. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! que quede muy claro que Carl no tiene nada que ver con Carl pelucón+sombrero. Fue casualidad.

      Eliminar
    2. Las casualidades no existen, tierna muchachita: la resistencia del subconsciente, siempre ahí. ;-)

      Eliminar
  3. Lo importante de lo invisible es que tú lo veas. Al resto del mundo ya le pueden dar por ahí...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje