Ir al contenido principal

Nuestro mejor moonwalk



Era verano y crecimos juntos.
Tú yendo a Alcohólicos Anónimos y a inglés,
 y yo a la quinta planta y a inglés.

 ¿Recuerdas cuando veíamos el muro,
el que nos separaba de las demás,
y a pesar de que era un incordio,
cada noche lo levántamos?

Y nos despertábamos por las mañanas
captando restos de belleza
en los extractores de aire acondicionado,
creyendo en secreto que llegaría el día
el día en el que pasaría algo,
algo bueno de repente
y tú y yo volveríamos
a nuestro mejor moonwalk
 "Recuperar documento"
"volver a la última versión guardada".

Después de desear milimétricamente
|||||||||||  todas esas cosas,
y de contemplar en la distancia
las luces de la noria del Tibidabo,
nos íbamos a dormir.

Nada más.

Así crecimos el verano pasado,
en una soledad que no se debilitaba
y a la que tuvimos, finalmente,
 que hacerle un hueco
agasajarla con cenas, canciones,
sesiones de cine, tardes en la terraza
y sábanas frescas.

Fue una mierda.
Una encantadora mierda, la verdad.
Seamos pesimistas, volverá.







Comentarios

  1. A mí me gusta mucho agasajar la soledad con sesiones de cine, en esos momentos nos hacemos amigas :)

    ResponderEliminar
  2. qué chula! Me encantan las guitarras desafinadas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje