Ir al contenido principal

Bares con terraza en esquinas ventiladas



Mi apuesta monstrua se ha ido esta mañana. Por lo visto no le ha gustado nada el plan del Tibidabo. Y creo que tampoco le apetecía ir a la piscina. Así que se ha esfumado. Por mí, mejor. Voy a tener que hacerme una lista de planes que no les gusten para ahuyentarla. De todos modos, monstrua, los lunes, nunca está. ¿Será porque sigue siendo mi día preferido?

Bares con terraza en esquinas ventiladas cuando llego tarde a casa. Creo que son una especie de oasis de agosto. He subido a casa de Gemma pedaleando y he llegado con la camiseta mojada de sudor, pero era agradable. Cansarse físicamente es agradable. Luego me siento mucho mejor. Creo que no he descubierto nada que no sepa la ciencia.

Hoy me he fijado en una canasta olvidada. Hay algo en ella que me encanta. Supongo que es ese amarillo gastado, como de foto de plato combinado en bar de esquina ventilada. Creo que este año he encontrado la piscina que buscaba el verano pasado. Curiosamente, estaba cerquísima.  Tanto buscar.






Comentarios

  1. Cena recalentada cuando llego tarde a casa. ¿Soy yo que me he flipado sola o la referencia está entre líneas?

    Me apunto tus estrategias para ahuyentar a la tristeza. A mí me ataca la nostalgia y a veces incluso la pena negra, que es muy chunga.

    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SÍ! es esa referencia... es una canción que va muy bien para cualquier frase larga.

      Eliminar
  2. una canasta olvidada siempre me hace recordar a una promesa rota.. quizás me recuerde una parte de mi existencia que nunca existió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hostia... esto ya es muy Freud :S

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje