Ir al contenido principal

Trigésimo séptimo agosto



El Hombre que casi conoció a Michi Panero (Nacho Vegas)

He sido consciente de que, a pesar de que la memoria haga que parezca que hemos vivido muchísimos agostos, este es, tan sólo, mi trigésimo séptimo agosto.
37 meses de agosto. 1147 días, todos en agosto.

Hoy parezco una persona mayor. Y no he salido a la calle. Acabo de bajar hasta la mitad la persianas del comedor. Cada vez que salgo al balcón me parece ver la silueta de mi vecino muerto, como hace una semana. ¿Sólo hace una semana de todo aquello?

Han venido los propietarios del piso. He escuchado desde la ventana del pasillo cómo hablaban. Van a alquilarlo en septiembre. Decían "es ideal para una chica o un chico joven". Me ha parecido curioso. De un señor de 76 años a una chica joven. O un chico. No le contaré que vi al antiguo inquilino muerto en el balcón. No le contaré nada de lo que sé.

He estado leyendo hasta la hora de comer. A las 15:30 ha venido un mensajero a traerme unas chanclas Adidas Adelette azules con las rayas blancas. Me he dado ese capricho. De pequeña tuve unas iguales, como el resto de seres de los 80's.

Tengo un sentimiento familiar. Estoy otra vez con esta sensación de mierda. Si no la hubiera tenido otras veces, sería extraño. Me he puesto a soñar con ir a Roma a visitar todo los monumentos y museos que estudié cuando hice tres años de Historia del Arte. No ahora, en algún mes en el que no haga calor. Tengo que trabajar en algunas cosas, pero no tengo ganas. Ojalá pudiera decir: miren, es que tengo esa sensación de mierda, cómo podría describirla, multipliquen una resaca por 100, y sólo me apetece comprarme chanclas por internet.

Viendo una película en la que salía una escena de una mujer tocando el piano, me he acordado de mi piano. De cuando tocaba canciones en casa de mi ex, hace ya más de tres años. Recuerdo a menudo muchos detalles de mi vida con ella.  Yo tocaba canciones de Nacho Vegas, a veces. Otro "alegre".

Me encantaría que fueran las doce de la noche pero sólo son las 18:37. Tengo ansiedad. Lo noto porque me molesta, por ejemplo, cómo están puestos los cojines e intento ponerlos de alguna forma correcta, mejor dicho, perfecta, y no puedo.






Comentarios

  1. segundopremio11:13 a. m.

    woww, el hombre que casi conoció a Michi Panero, me encantaba esa canción!!
    La escuché muuuchas veces durante un año, hará de eso unos 12 agostos.
    Gracias por compartirla. Sí que somos mayores :)

    ResponderEliminar
  2. Los cojines: la funda almohadillada del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

    (Aléjese, Vaggio, mi madre y yo hablamos desde la voz de la experiencia...)

    Y páseme el teléfono del casero del vecino muelto, que nos interesa mucho su barrio. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Esta noche he soñado contigo. Bueno, con tu casa.
    Tu te mudabas y yo me iba a vivir a tu casa. La reconocía por las vecinas de la terraza.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esa canción, me encanta Nacho, parece tan, no sé, ¿honesto?, ¿se sigue usando esa palabra?

    Los cojines nunca encajan, los relojes siempre mienten... la vida es un salto que no acabamos de dar, quizás sea mejor irse acostumbrando...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje