Ir al contenido principal

Extrañas vacaciones: Postal 1






Querida persona:

Te escribo desde estas extrañas vacaciones. Entrañas vacaciones. Los viajes siempre dan la posibilidad de ser otra, aunque los espejos sean los mismos en todos los lugares. También son como un gran salto con pértiga, apareces en otro sitio. Lo cierto es que mi destino todavía me parece incierto, a pesar de que el comandante del avión, con ese tono de voz despreocupado, como si no fuera con él la cosa, nos ha dado dos detalles: 1) la temperatura exterior 2) la hora. Ambas cosas me han parecido terribles:  39 grados y las 16:20, hora desangelada donde las haya. Ni un nombre, ni unas coordenadas, ni un  oceáno.
En el aeropuerto he tomado el primer autobús que ha aparecido. La conductora –una mujer de pelo rizado– al verme, ha abierto la puerta y me ha mirado. He supuesto que debía subirme. Hemos llegado a un pueblo. A uno. Puedo decirte que hay casas, no muchas, y habitantes, sobre todo niños. Todavía no he visto a ningún adulto y eso me asusta. En la tienda -la única-, he comprado varias postales de lugares al azar. Estoy sola. Son tiempos complicados para viajar en compañía. Con amor verdadero,
PV.

Comentarios

  1. Has contratado la peor agencia de viajes del mundo... o quizás no, quizás viajar sea eso, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. 39 grados de temperatura exterior en un avión? No te fíes de ese piloto. Os está engañando seguro...

    ResponderEliminar
  3. Sabía que volverías ;)

    Las 16:20 h no es una hora tan mala, a mí me gusta, se pueden hacer cosas muy chulas porque casi siempre estás sola en los sitios a esa hora.

    No te olvides de llevar buena música en ese viaje ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Tiempos complicados pero con alguien a quien escribir.

    ResponderEliminar
  5. En el pueblo de un amigo de arponauta había alguien a quién apodaron La Persona. Al parecer, esta persona se indignaba profundamente cuando era así llamada.
    No recuerdo bien la historia; a ver si arpo anda cerca y nos la cuenta. Era muy divertida.
    - ¡Eh, Persona, vente a tomar unas cañas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, cierto, esa mujer odiaba su apodo, era en un pueblo de Toledo, no recuerdo más.
      bienvenida, qué suerte tiene persona de recibir tus postales :-)

      Eliminar
  6. Acabar "enningunaparte" es adecuado cuando no se tiene "algunapersona" con la que se quiera viajar.

    Subirse al primer autobús sin saber destino queda muy aventurero, no se si demasiado inteligente. Ya sabes, la aventura debe ser loca, el aventurero cuerdo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje