Ir al contenido principal

Extrañas vacaciones: Postal 2





Querida persona:

Estoy escribiéndote cada día pero no sé si mis postales te llegan a diario. Las dejo en un buzón con la esperanza de que salgan de algún modo de ahí. Cargar con la máquina de escribir ha sido buena idea. Me ayuda a respirar. En este pueblo desconocido sólo viven niñxs y perros. No usan dinero. Para conseguir alimentos, alojamiento y agua tienes que jugar  al escondite, al pilla pilla, a las canicas, a polis y cacos o al bote. He enfermado de sentimientos y estoy en cama. La asamblea de los niñxs se ha reunido y han entrado en la casa con ofrendas: collares de macarrones y pulseras de hilo. Los perros aúllan en mi honor y yo me duermo entre delirios porque me ponen droga en las chuches. Estoy esperando a que pase el autobús que me trajo para que me lleve a otra parte. Con espasmos de cariño, 
PV.

Comentarios

  1. más que un viaje en el espacio parece que has hecho un viaje en el tiempo, a un futuro posapocalíptico. Si te invitan a participar en la cúpula del trueno, di que no....

    ResponderEliminar
  2. Cielos, has caído en un lugar peor de lo que pintaba al principio.

    Pero es lo que tiene la vida, que siempre puede ser peor.

    ¿Que tal juegas?

    Lo de las chuches tienes que ordenarlos, las que te convienen y las queno

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje