29 nov. 2016

Vivir la tristeza como la alegría

La tristeza me acompaña a todas partes, pero a todas esas partes voy. 

Han sido dos días extenuantes, de mucho trabajo y actividad intelectual. He conocido a personas muy interesantes y de distintos países. Algo que me sorprende es mi capacidad para ser social aun sintiéndome mal. Hemos discutido mucho sobre qué consideramos privado y qué público en las redes sociales. Qué relatos nos atrevemos a contar y qué otros no. Mi idea es que, lo público, lo que se suele compartir, es aquello que nos causa felicidad, y lo que se suele considerar privado, es todo aquello que podría etiquetarse como "problemas", "adversidades", etc. ¿No es curioso que  consideremos todo lo que se supone que es "alegre" como algo que podemos compartir y hacer público, y en cambio, como algo íntimo todo aquello que nos causa pesar? A mí me lo parece. Desconozco el motivo.

A mi tristeza de estas semanas  me la imagino como una capa mágica de infrapoder. O como una gran medusa eléctrica y azul sobre mí. Lo bueno es que reconozco perfectamente el motivo de mi pena, y aunque no me siento orgullosa de ello, me alivia poder identificarlo. Aunque no tenga solución inmediata, por lo menos no estoy triste sin saber el porqué.

Es muy curioso cómo actúa sobre mí la tristeza, sigue  el mismo mecanismo que el de la alegría. Lo cambia todo. Hoy he estado en un jardín que hace unos meses me pareció bellísimo, recuerdo que me dio tal subidón de felicidad que pensé que todo en mi vida era perfecto. Hoy, en cambio, era un lugar melancólico y  apagado, sobre todo porque me recordaba a esa otra visión que tuve del mismo sitio, tal vez fuera en abril o en mayo. Así como aquel día todo me parecía perfecto, hoy todo me parecía una mierda Es lo mismo, pero al revés. 

Puede que hoy me haya dado cuenta de que puedo hacer muchas cosas triste. Y por eso, la pena no me ha impedido comprarme un bacalao ahumado exquisito –y caro– y que he saboreado afligida.

Ayer tuve que controlarme mucho durante una cena, mi cuerpo quería desmayarse, pero yo no. O yo sí pero mi cuerpo no. Ni idea. El hecho es que conseguí dominar el impulso.

Soy una mujer que tiende al desmayo, de vez en cuando, pero lo estoy controlando.



5 comentarios:

  1. Anónimo11:36 p. m.

    1.normal que un parque en mayo te parezca más alegre y bonito que ahora en noviembre, la melancolía esta fuera...
    2.las alegrías verdaderas yo creo que no se comparten, mucha gente en períodos de mucha alegría den a de escribir blogs, y sin go cuando esta más triste ( sola) pública más a menudo. Comparten más la pena, creo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Mmm no creo que fuera por eso, aunque es cierto que el tiempo invita a la melancolía.

      2. Hablábamos de redes sociales, no tsnto de blogs... estos últimos siempre son más reflexivos

      Eliminar
    2. Perdona Anónimo, ayer te contesté medio dormida. Decía que me refería a las redes sociales, voy a editar el post para que se comprenda mejor. En los blogs, los mensajes suelen ser más introspectivos, sobre todo en los blogs personales y anónimos. En cuanto al jardín, sí es verdad que ayer el tiempo no acompañaba, pero creo que era más una sensación interna que externa. Saludos!

      Eliminar
  2. Todo es culpa de nuestra cabeza, que se empeña en traer recuerdos en los momentos menos apropiados.

    Yo creo que se comparten más las alegrías (en redes sociales) porque socialmente es más "guay" y "está bien visto" decir al mundo que todo nos va bien. Parece que nos dé vergüenza demostrar nuestras debilidades, cuando todos en algún momento tenemos momentos de tristeza y melancolía. Al fin y al cabo somos humanos y estamos dominados por las emociones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, el problema es de nuestra cabeza, precisamente por eso. Si fuera problema de nuestro hígado o nuestro intestino o de riñón, probablemente no lo consideraríamos una debilidad, sencillamente diríamos, "estoy con un virus melancólico", "he agarrado una tristeza", "me ha dado una nostalgia nefrítica"... y no nos sentiríamos culpables por ello. :)

      Eliminar

Deja tu mensaje