Ir al contenido principal

Sin presiones

Hoy ha sido un día magnífico para mí, de lluvia, tranquilidad, lentitud. He disfrutado muchísimo. Las gotas de agua calaban en la tierra de las macetas y mojaban el suelo y la barandilla. Me he sentido en total sintonía con lo que ocurría fuera. No he tenido que disfrutar del sol a propósito. Ha sido un  día sin tener que  pelearme conmigo por estar así o asá. Qué alivio.

Comentarios

  1. Yo tuve una novia que adoraba la lluvia. Decía que le encantaba salir a la calle cuando llovía porque así se confundían sus lágrimas con la lluvia... nunca la entendí.
    Yo adoro los días de sol, me secan la tristeza.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y si la lentitud fuese el tratamiento que todavía no he probado? Lentitud. Len-ti-tud. Hablo en serio. Un día sin tener que pelearme conmigo sería una recompensa más que suficiente.

    ---

    (¿A cinco minutos de la playa? Grrrrr... Envidio a Croquetita perri)

    ResponderEliminar
  3. Lo celebro, Paola. Yo he caído en coma profundo después de volver de las prácticas y me he perdido un día que podría haber sido muy parecido al tuyo. Quizás mañana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje