Vámonos, Paco











Al principio de la Rambla del Poblenou hay una casa que se ha quedado en medio de la nada.  Esta es la historia de la mujer que la habita.

El sábado pasé con la bici y vi una excavadora haciendo algo en la medianera desnuda.

Yo estoy bien.









1 comentario:

  1. De esas vidas que necesitarían dos vidas para tener un final feliz, bufff

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje