29 dic. 2017

Día singular (1)

La realidad no se corresponde enteramente con mis deseos. 

Debo ajustar mis expectativas, o anularlas del todo y correr un tupido velo. 

A Croqueta, la perri, también le pasa. Le gustaría pasear todos los días por la playa a las 12 de la mañana. 

Me propuse ayer que cada día fuera singularmente especial, de repente tengo prisa por llenar los silencios. Hoy ha sido el día "especial" (me estoy esforzando) en el que he hablado con un brasileño mientras me fumaba un piti en la plaza universitat; llevaba 23 años viviendo aquí; en concreto, en el Raval.  Me ha dicho que los catalanes somos leales (no sé a qué ha venido eso). Hoy también ha sido el día en el que me he enamorado de la dependienta de una librería. Prefiero llamarla librera. Lo primero que me ha gustado de ella ha sido su forma de aparecer tras el mostrador, un hola de repente, como cuando abres una lata de cerveza. Lo segundo, su acento de las baleares. Lo tercero, que me ha recomendado una novela de Carson McCullers con brillo en la mirada. 


Se me cierran los ojos. ¡Qué día tan singular!

7 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el blog.
    Saludos y feliz entrada de año

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:05 a. m.

    no me extraña que te hayas enamorado. lo tercero es razón más que suficiente, ay :)
    ojalá brote algo "especial" con la librera.
    un beso paola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad son amores express, de esos que duran minutos. Sin pretensiones. :)

      Eliminar
  3. Grandes amores los que duran minutos. Se recuerdan.

    ResponderEliminar
  4. "Lo primero que me ha gustado de ella ha sido su forma de aparecer tras el mostrador, un hola de repente, como cuando abres una lata de cerveza."... Espectacular. Yo no sé si me hubiese enamorado, pero seguro me habría dejado sin palabras; imagino que como en ese breve momento en el que se atraviesa, quiero pensar, el umbral de un agujero negro: ¡un silencio que es todo pero que luego resulta ser la nada más completa!... No sé, creo que ya me enamoró la simple idea.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que todos los días pueden ser singulares. Lo difícil es tener la fuerza y las ganas para querer verlos con esos ojos 365 días al año, 7 días a la semana, 24 horas al día...

    (cómo molan esos amores instantaneos y fantasiosos. ¿No te has preguntado nunca cuántas veces habremos sido el amor fugaz de algún desconocido?)

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje