4 ene. 2018

Uy, se me olvidaba el título

El dentista tenía en su consulta fotos antiguas de Poblenou, cuando las fábricas eran fábricas fábricas. Mientras me examinaba la muela que no me deja dormir, pensé que aquel señor de barba blanca y bata impoluta era la mejor persona del mundo.

El dolor de muela me ha despertado. También me ha despertado mi corazón salvaje. He estado leyendo. Me gusta tanto Frankie Addams que leo cada página dos veces y examino todas las palabras. Estoy leyendo una traducción en catalán. El catalán me parece una lengua para querer mucho a alguien. 

Me he estado acordando de los momentos que me gustaron con xxx. Hacía tiempo que no los repasaba. Creía que ya se me habían olvidado. A veces es como pensar en un parque de atracciones que ya no existe, como el de Montjuic. Xxx es como un recuerdo de infancia. Esto le encanta a R, que abre sus ojos de terapeuta como diciendo... "aquí hay tomate".

He estado escribiendo canciones en castellano y me salen cursis o punkis. Nos hemos quedado sin local. Hay que buscar otro. Tengo ganas de tocar.

Me sigue gustando mucho mi trabajo. 

El viento huracanado no deja de soplar. La luna está muy grande. Creo que está a punto de suceder algo extraordinario. (Me lo he sacado de la manga)










7 comentarios:

  1. Anónimo10:21 a. m.

    Hola, quería decirte lo que siento por tí.

    Me parece que eres mi amor platónico más antiguo. Ya son muchos años. A veces te olvido un tiempo, pero luego regreso a este lugar tan clarito y vuelvo a recordar no olvidarte. Es maravilloso seguir encontrándote aquí.

    Nunca me gustó la musica hecha con sonido de sintetizador, ni las guitarras eléctricas, así que me consuelo por no haberte conocido nunca en persona pensando que ese tipo de detalles quizá habría supuesto una incompatibilidad insalvable entre nosotras. Sinembargo, cuando pienso que Chet Baker te gusta tanto como a mí, no puedo evitar creer que existe esperanza para los anhelos de mi corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Por si no es una broma, decirte que para mí no es una incompatibilidad insalvable que no te guste la música hecha con sinte o guitarras eléctricas. ¿Para ti sí?

      Eliminar
  2. Anónimo2:08 a. m.

    Ahora que lo dices, es cierto que parece salvable.

    Si te pones así puedo darte mi dirección de correo: morelliana82@hotmail.com . Vivo lejos, pero podemos escribirnos cartas.

    Mientras tanto voy a regalarte un Trasluz. Los Trasluzes son unas microartesanía literarias que hago. Te lo pongo aquí para intentar que te enamores platonicamente un poco de mí y que así no me lleves tanta ventaja.

    Que va, eh?:

    PRECIPICIO
    Nuestros brazos son el puente
    no me dejes caer.

    ResponderEliminar
  3. El catalán también me parece una lengua preciosa para expresar amor. Cuando necesito ser más crudo, prefiero el castellano. Son curiosas las propiedades que relacionamos o asociamos a cada lengua.

    Todos esperamos que nos pasen cosas extraordinarias cada día. Pero hay gente a la que luego le dan miedo. No ya por perderlas, sino por el temor a que les vengan grandes, supongo

    Bon any, mrs Vaggio!

    ResponderEliminar
  4. Me ha llamado mucho la atención esta frase: "El catalán me parece una lengua para querer mucho a alguien".

    Ninguna de mis parejas hablaban catalán, excepto la última, y la sentía más cercana. Pregunté a una amiga que sabe de antropología y lenguas y me comentó que hay estudios sobre el tema y efectivamente, alguien con tu lengua materna es más fácil entenderse o sentirla más cercana.

    ResponderEliminar
  5. Y...¿sucedió algo extraordinario? (Un buen tema para una canción)

    ResponderEliminar
  6. Siempre suceden cosas extraordinarias, pero normalmente le suceden a otras personas ;)

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje