Habitaciones intactas

Estoy en mi cama de adolescente, como cada año por estas fechas. Me inquietan los lugares que permanecen intactos a pesar del paso del tiempo; volver (sea donde sea) nos convierte en mitad espectro. 

Hay partes fantasmagóricas  que se llevan a cuestas. ¿Puede una  deshacerse de ellas? ¿Se puede, acaso, reanimarlas y devolverlas a la vida? Abrir los porticones y las ventanas para que entre la luz, el sol, la brisa, la niebla.

C., a miles de km de aquí, estaba feliz. Eso ha dicho por skype mientras cenábamos en familia, aunque verdaderamente nadie lo sabe. Decir "estoy feliz" te hace feliz en alguna parte y dentro de las personas que te escuchan.

Hoy pensaba en el apocalipsis personal y hecho a medida, mientras iba camino del coche, y en la supervivencia. En los mecanismos que aprendemos, durante años, para esquivar las situaciones de peligro de muerte simbólicas. 

He cambiado en los dos últimos años. Y ahora quiero cambiar de nuevo.  Sin embargo, hay salas que se mantendrán intactas.




Comentarios

  1. Creo que el dolor más profundo que he sentido en mi vida fue el año que volví a mi habitación de adolescente y lo habían cambiado todo de sitio.
    Pintaron la habitación, metieron los libros en cajas , las llevaron al trastero y no volvieron a colocarlos en su sitio. Creo que ese día me hice adulta de verdad. La casa de mis padres dejó de ser mi casa. (Mode drama queen off) . Feliz año!

    ResponderEliminar
  2. Vivir es realmente apocalíptico. ¿Debe ser posible encontrar cierta paz o equilibrio interno? ¿Y cambiar nuestros errores recurrentes? A veces me parece realmente utópico

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé qué decirte... jaja Yo me conformo con darme cuenta de mis errores recurrentes antes de pifiarla más ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje secreto.

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

#17 (Diari de l’estiu 2021)