Ir al contenido principal

Cloro hipnótico



Cuatro horas de ensayo lo han cambiado todo. Hemos sudado muchísimo pero ha valido la pena. Hemos vuelto a conectar y a vibrar mientras tocábamos. La música me da placer. Me renueva, me desintoxica. Ya nos salen decentes los dos temas nuevos y vamos a añadirlos. Emocionante, sobre todo porque con los nervios no sé si me acordaré... Me meto en estos fregaos por gusto.

La fiesta de G me subió el ánimo, es uno de mis eventos anuales preferidos. Sirve de punto de partida, algo así como un año nuevo. Por suerte, ahora se me pasan los dramas enseguida, no se alargan. Se van desvaneciendo.

Para despejar un poco la cabeza y lidiar con la resaca, he pasado bastante rato bajo el agua.  "El gusto del cloro", de Bastien Vives. Recuerdo ese cómic mientras nado. Tengo una serie de pensamientos fijos que actúan como marcadores de página. Como cuando subo por el puente de Bogatell y recuerdo la temporada en la que se cruzaban dos trenes, era algo que sucedía sí o sí, de forma matemática. Aunque he descubierto que no es verdad, que no siempre ocurre. Lástima. Era poético, misterioso.

Ayer pusimos este tema de DIIV. A mí me parece que habla de infiernos personales. Bueno, cada persona puede darle su propia interpretación. Es hipnótico.




Comentarios