Ir al contenido principal

Qué días tan raros




Tengo miedo (a veces, escribo algo y desaparece, como si envolverlo en un nombre lo hiciera cambiar de aspecto, como si la palabra fuera un disfraz) o ya no tengo miedo. ¿Es esta ausencia miedo? O es todo lo contrario. Es desconcertante. No sé si tengo miedo o si he dejado de tenerlo.  Me dijo R que era muy inteligente y que todo lo filtraba. No sé que quiso decir exactamente. Mañana se lo preguntaré. Ser sensible, y ahora también inteligente, es una putada grande. 

Los últimos días han sido como despertarse de una siesta larga en el sofá. Han sido extraños. Tan extraños... 

Ya no escribo poemas de amor, la inteligencia me censura todo el tiempo. Risas. Creo que eso es lo que quiso decir R. Qué bonito era ser imbécil...


Comentarios