No es agosto



He tenido pesadillas. La perri tampoco se encuentra bien. Está triste y se queja de algo. Creo que detecta mis malos rollos. Hoy parece agosto. Un día de esos en los que todo el mundo está fuera de la ciudad y  hace demasiado calor como para hacer algo. Tengo esa sensación espesa en la cabeza, como si me pesara una tonelada. La tristeza pesa como el hierro, y está oxidada, también. Voy a intentar llegar antes de que se me haga tarde...

He tardado solo 17 minutos. Siempre calculo mal las distancias. Entre este párrafo y el anterior, he salido de casa y he cogido la bici para ir al cumple de Enric. Ahora estoy aquí fuera haciendo tiempo porque he llegado pronto. Cuando era pequeña vivía a dos calles, y aquí, justo donde ahora estoy, donde ahora parece una especie de urbanización con zonas ajardinadas, justo aquí había un campamento gitano y mi padre no dejaba que me acercara con la bici.

Me ha escrito A. Com estàs? - Bé, i tu? - Tot bé (silencio) -La veritat es que estic una mica desanimada avui... - Vaja... (Fin de la conversación).
Hace cuatro meses quería formar una familia de gatos y perros conmigo, y hacía que me conocía uno y medio. Luego resulté ser una persona que no la escuchaba ni la tenía en cuenta para nada. Yo solo quería ir despacio, sin agobios.

Bueno, me subo al cumple.





Comentarios

  1. Qué lindo lo que me transmitió!!!!

    ResponderEliminar
  2. No me gustan esas personas que deshacen toda tu vida como quién sacude alfombras y luego se olvidan de todo lo dicho... Prefiero las personas tranquilas que miden cada paso antes de darlo y nunca hacen grandes promesas que no encierran nada en su interior.

    ResponderEliminar
  3. No acabamos de saber bien lo que queremos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje