El sol cada vez está más alto

El sol está cada vez más alto a esta hora. La luz me recuerda a la isla y a mis ganas de volver, pero este año no creo que pueda. Me alegro de tener un refugio, un lugar seguro. Las ocho es el momento de la ducha al llegar a casa, y de salir con el pelo mojado a dar una vuelta por Sant Francesc o de ir al Kiosko de Ca Marí. De todo ello ya tengo muchos recuerdos sola y me gusta que sea así, recordarme a mí.

He visto tiendas abiertas y me ha sorprendido. Llevo días pensando intensamente en Molly Nilsson, sabía que esto iba a pasar con el desconfinamiento. Yo voy a quererla igual todo el verano. Y los veranos son largos por aquí. No sirve de nada ignorar lo que sentimos. Durante el confinamiento todo estaba en pausa, inmóviil. 

Mmm, estoy viendo la ropa de mi vecino tendida. Me gustan sus camisetas. Molly Nilsson... sus ojos y sus labios. Me gusta desde hace tanto tiempo, desde tanto tiempo antes de salir, que cómo se me va a pasar tras un par de meses de ruptura... sería absurdo.

Los vecinos del terrado privado siguen usándolo para jugar a palas.  Mejor ahí que en la playa atestada de gente, sobre todo de gente ruidosa. Llevo dos días yendo al río con la bici, y la verdad es que ha sido todo un descubrimiento, me siento bien allí, lejos, sola y tranquila.

No me siento preparada para volver a tener vida social. Seguir conversaciones de muchas personas a la vez, lo imagino y me explota la cabeza. Será que estoy un poco triste. Sí me apetece ver a algunas personas, pero me lo imagino todo junto de golpe, y se me hace bola. 

La fase 1, cuando llegue, será cómo yo quiera y no cómo me digan que tiene que ser.

Comentarios

  1. Anónimo11:19 p. m.

    Molly Nilsson es todo un descubrimiento, me teletransporta fuera de esta vorágine
    &

    ResponderEliminar
  2. Yo echo de menos en cierta manera la vida social... pero estoy maravillosamente en mi casa conmigo mismo. Es contradictorio, pero es así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo... Creo que estoy en momento de culo de mal asiento, que ni lo uno ni lo otro me conforma...

      Eliminar
  3. En algunas cosas, siempre he sido más lenta que los demás. Preveo que en el desconfinamiento también será así.
    Gracias a ti he descubierto a Molly Nilsson :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hiro! Yo también soy lenta. Una parte de mí intenta adaptarse al ritmo actual, pero hay otra que se queda atrás. Me alegra haberte descubierto a Molly Nilsson.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje secreto.

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

#17 (Diari de l’estiu 2021)