Ir al contenido principal

prima, verá que sound





Andrea tiene el símbolo del euro en un ojo, y en el otro, una cereza. Y con mirada tierna y de máquina tragaperras ronronea: "Pero 50 euros cada entrada... es mucho para una sola noche!!" Un escalofrío recorre de puntillas mi brazo, siento serpentinas en el estómago y en mi cabeza, el vértigo de un rascacielos. Y yo le digo: "Andrea... ¿será amor esto que siento?"

Y ella responde: "No Paola, lo tuyo es tacañería a flor de piel."

Pues enciende la máquina y dale al botón de hacer billetes. Saca dos o tres de 50, que el sábado nos vamos de conciertos, aunque me quede sin un duro.

Comentarios