Ir al contenido principal

En cuanto la nariz se me quede fría


He apagado la estufa, en cuanto la nariz se me quede fría, me voy a dormir. Ese es el tiempo que me doy para hoy.
Hace unos días escribí un poema, no suelo hacerlo.
Era bueno porque se entendía. Pero me pidió que no lo publicara, que lo quería para ella. Y así lo hice.
Es una pena porque era bueno, realmente bueno, era una historia. A mí me gustaba. Me gustaba tanto como follar, pero se lo he dado a ella, y le daría más.

He bostezado y se me han llenado los ojos de lágrimas. Es lógico, cuando bostezas sucede lo de las lágrimas. Me han empezado a picar, como si llevara rimel.

Comentarios