Ir al contenido principal

moondance

Para escuchar el post desde mi Podcast

Últimamente veo nieve por todas partes.

Esta mañana, mientras me vestía, he puesto la radio y la emisora se ha desintonizado, las palabras se han ido alejando y ya no se entendían.

Ha sido la nieve, que le ha tapado la boca al locutor.

En breves segundos la tormenta ha cesado y ha empezado a sonar Moon Dance de Vam Morrison. Fue la primera canción que toqué cuando me regalaron el piano. Abrí la puerta y lo encontré, reluciente y sin usar, con toda la música dentro. Intacta.

Me senté en el banquito de terciopelo verde y desplegué mis dedos sobre las teclas. Y así, sin más, empecé a tocar esa canción que tanto me gustaba y que retenía en la memoria a base de silbarla muchas veces. Lo que más me gustó fue sentarme y tocar, sin tener que tomar clases ni practicar antes. No tiene mérito alguno, fue sencillo, maravillosamente sencillo. Mi madre me preguntaba, ¿Dónde la has aprendido? Y yo no sabía qué decir. En ningún sitio, supongo.
Y la nieve, ¿dónde la has visto? En ningún sitio, supongo.

Comentarios