Ir al contenido principal

Sí cuando es sí, no cuando es no


(detalle de Jesús en "La vocación de San Mateo" de Caravaggio)

Caravaggio fue una persona oscura, pero con mucho talento.

Empezó la semana haciendo mucho viento y frío a primera hora. Como en la playa cuando aún no es del todo verano, o por ejemplo, cuando estamos en marzo o abril. Recuerdo muchas vacaciones de semana santa así, con los labios llenos de arena y chaqueta por las noches.

He recuperado el contacto con una amiga del instituto, con V.V. Solíamos ir al parque durante la clase de gimnasia porque no nos gustaba saltar el potro, así que nos pasábamos la mañana en los columpios cantando canciones en voz alta. De adolescentes fuimos capaces de planear nuestra vida mientras canturreábamos. Todo lo que queríamos entonces se ha cumplido. El otro día, después de cenar, debajo de la escalera del edificio había un montón de discos viejos preparados para llevar al container más próximo, supongo. Son de una vecina un poco loca, me dijo V.V. Así que los miré por si encontraba alguno para llevarme a casa y en seguida vi un doble album de Elvis. Pensé que era una señal! llegamos a aquel acuerdo con el chaval de Tupelo y desde entonces donde está Elvis estás tú y donde está Elvis estoy yo. Suena perfecto, no salta ninguna canción.

Ayer noche mi madre encargó concretas a la Sra. Mercè. Mi madre dijo: *Mercè, em pots fer 17 croquetes?" A mí me encanta la precisión con la que encarga mi madre las croquetas. Diecisiete, número impar, ni una más ni una menos. Las croquetas tienen la importancia que se les quiera dar pero queda muy claro que si son 17, son importantísimas.
No quiero hacer poemas propagandísticos. Ni escribir grandes frases. Ahora hay cosas que me las guardo para mí, porque es bueno tenerlas dentro, los tesoros dentro te mantienen límpia y transparente. Así que hoy, mientras vuelo en avión, me llenaré el estómago de piedras preciosas, ya verás, me comeré todos los diamantes.
* cat. (Mercè, ¿ me puedes hacer 17 croquetas?)

Comentarios