Ir al contenido principal

Todos necesitamos una maestra y una herida

Soy vigilante en el patio. Soluciono conflictos y detecto peligros inexistentes para los niños. Yo he visto milagros allí. Cabezas duras y rodillas de hierro. Reflexiono mirando hacia el horizonte del patio. Son peces de distintos tamaños y se comen los unos a los otros. Me he acostumbrado al griterío, a esa masa uniforme de vocecillas salvajes. Aguas cristalinas. A veces se me acercan algunos accidentados y me muestran un corte de un milímetro en un dedo, apenas visible, o un golpe de hace una semana fingiendo que se lo acaban de hacer. Su preocupación es real, quieren ser atendidos. ¿Te has hecho daño? Déjame ver... Mmmm... pues no te toques. Si te duele no te lo toques. Mójate la cara y verás cómo se te pasa. Son frases que repito muchas veces a lo largo del día.

Pero para la maestra no hay remedio.
Lo que duele, mejor no tocarlo.
Lávate la cara todas las mañanas y vete.

Comentarios

  1. :)
    No soy maestra.. pero razon no te falta.

    ResponderEliminar
  2. Minamyk2:33 a. m.

    Dice un proverbio chino La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta...

    ResponderEliminar
  3. Hago lo mismo cada día. No hay remedio. Hay mañanas que no me lavo la cara, mañanas no lectivas, claro.

    Un saludo, Seño.

    ResponderEliminar
  4. cuánta sabiduría ..

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:24 a. m.

    El amor no puede dejar heridas, sólo amor. Suena un poco romanti-cista pero quiero creerlo así. Me alejo cada vez más de la mirada trágica frente a los acontecimientos, y afirmando en mis adentros que todo ha sido mi culpa, me libero en mi humanidad imperfecta, asumo la vida que debe fluir entre mi ego y el ego de los otros, entre todas las exigencias y juicios que nos hacemos y le hacemos a los demás cada mañana. No sé qué he dicho pero punto.

    Me hace bien saberte.

    Abrazo.

    Mara

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Tienes toda la razón. Así que a lavarse la cara todos los días.

    ResponderEliminar
  8. "Lávate la cara todas las mañanas y vete". Uff... se me han puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  9. Cómo me suena esto, aviadora...cómo me suena...y me encanta el milagro de ver cómo una frase como: "No es nada, verás, en un rato estás nuevo" lo soluciona todo.............. o mejor aún, le enseñas una de tus heridas o cicatrices......eso siempre funciona, se te quedan mirando con cara de penita, como pensando: "mmmmmm, pues sí, parece que la herida de la maestra es más grave que la mía", se dan la vuelta y continúan jugando... La magia de las palabras. Nunca falla.
    Y el agua, bendita agua que cura heridas y limpia la vida.
    besos
    EVA

    ResponderEliminar
  10. "Lo que duele mejor no tocarlo"...debo recordarlo, debo recordarlo...
    Un gran beso!

    ResponderEliminar
  11. Sí creo que hay remedio, haciendo camino, viviendo, queriendo y agarrando fuerte el brazo que nos tienden. Aunque sí..., a veces desearía ser niña y estar en el patioi del colegio.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Però ens hem de creure que es curarà, és aquest el millor remei ;)

    ResponderEliminar
  13. Que bonito, poder ir a la "seño" a por consuelo.
    Evocando aquella epoca acabo de recordar que siempre me llamaba la atencion el olor de la "seño".
    Me gustaban aquellas que no olian a colonia, si no a plastilina y pegamento.

    Ariana.

    ResponderEliminar
  14. De vez en cuando sólo quieren llamar la atención. Si la cosa no es muy grave y te haces la tonta no dándote por enterada, aunque con el rabillo del ojo lo hayas visto todo, es como que nada ha pasado......
    Lamar la atención, casi siempre llamar la atención.
    Besos aviadora.
    nieves

    ResponderEliminar
  15. ayer me despedí de mis niños... y al menos una cosa sí se llevaron aprendida: el agua fresquita es mágica, lo cura todo.

    un beso, maestra

    ResponderEliminar
  16. Gracias por vuestros comentarios!

    me_myself_irina, algo de razón aún me queda… ;)

    Minamyk, a mí, ahora mismo, me va mejor aquello de " cerrado a cal y canto".

    Usúa, de vez en cuando nos lo podemos permitir. Saludos!

    diley, verás tú la sabiduría por donde sale. A ver si te escribo!

    Mara, creo que has dicho que hay que puedes superarlo todo. ;)

    candela, otro!

    Sonia, qué remedio…

    María, a mí también.

    Etcétera, y lo de palpar la cabeza para ver si se han hecho un chichón? aja… ese es otro clásico del patio.

    llaves, pero con recordarlo no es suficiente, luego tienes que aplicarlo. Es la parte más complicada… Otro beso.

    Audrey, agarrándote del brazo adecuado. Pues sí, tienes razón.

    Txeri, ah, és clar, has de creure en la mestra! i ser forta quan vegis que no era del tot veritat el que et deia.

    Ariana, pues yo no huelo ni a plastelina ni a pegamento porque no suelo tocarlo en mis clases. Creo que soy de las del bando perfumado XD

    nieves, sí, yo sé mucho de eso, también. Y me da una rabia que no me tomen en serio. Un beso, pintora.

    Carmen, ya te leí, conmovedor lo de cantarte el cumpleaños feliz de despedida cuando les diste los caramelos. Si es que son lógicos: caramelos igual a cumpleaños feliz, pues te lo cantan y se quedan tan panchos. ;) Un beso.

    ResponderEliminar
  17. l@s niñ@s venderían su alma por un poco de atención. y a nadie parece importarle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje