Ir al contenido principal

Se aleja para volver




Antes de irme eché una mirada a mi escritorio: en el contador de verano sólo quedaba una pechina. Parecía imposible que el verano fuera a volver. Mi contador no era más que una excusa para creer en ello. Parece mentira que la isla esté, de nuevo, tan cerca, como si se moviera de lugar en invierno y nadara hacia otras vidas. Otras vidas, ninguna es la mía. Pero la ilusión con la que inicié mi contador está como esos folios que a veces me entregan mis alumnos después de haberse equivocado mil veces. Que el plastidecor no se puede borrar, por mucho que digan. Deja marca. Me sacuden por dentro esos niños que escriben tan fuerte que atraviesan el papel con el lápiz, para, al fin y al cabo, equivocarse. Me reconozco en todos ellos.

Hoy le he preparado creps en el patio a una niña. Yo le untaba la Nocilla, ella lo enrollaba y se iba a jugar. Luego volvía a por más, después de marcar un gol o casi.

Y qué si la niña ha traído creps el último día. Le hacía ilusión. Yo no podía arrebatársela durante mi último patio del curso.

Comentarios

  1. Mañana me toca a mí ese último recreo de curso...tal vez no haya creps, pero sí habrá cuentos, muchos cuentos, y abrazos de despedida.Se enrollarán, que eso lo hacen de miedo, con sus cuerpecitos rellenos de nocilla marca:TERNURA INFANTIL, la mejor, la más blanca, la más creíble.
    El verano acaba de asomar sus orejas calientes y de nuevo comienza la cuenta atrás...pon el contador a cero. Yo estoy deseando mirar el mar y preguntarle tantas cosas nuevas.
    Me reconozco también en muchos de esos trazos de niños que equivocan la v con la b al poner VIVIR O BEBER...por más que les hago el signo de la VICTORIA con los dedos al hacerles un dictado...siguen errando, tal vez debiéramos escribir "BIBIR" Y "VEVER" por un tiempo. Me encanta desacostumbrarme.
    Besos y felices vacaciones veraniegas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:45 p. m.

    Esta escritura electrónica que se borra, se archiva, no existe, se acumula. A través de ella no podemos ser tan contundentes como las niñas y los niños de tu cole. Reteñir decimos en mi país. Como si las letras se nos fueran a escapar del papel, como si fuera definitiva esa frase. Me encantó de nuevo tu manera, Paola total. Feliz solsticio. Que sea el mar un baño de sanación, a él no le importa si nos equivocamos o no.
    Nos ama.
    Mara

    ResponderEliminar
  3. hermoso relato... esas aguas parecen Formentera.

    ResponderEliminar
  4. Ánimo!!!

    Me encanta tu contador de verano, no sé si en las playas que pise yo en las próximas semanas habrá pechinas, pero me encantaría probar a hacer algo así... aunque me angustian las largas semanas del invierno...

    Volverás al Melancoisla???

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje