Ir al contenido principal

post 1011. personas y personos





Caminar sola es como ir al cine sola. Piensas muchísimo, te fijas en todo y tu voz te habla por dentro. Cruzar calles, mirar hacia la derecha y hacia la izquierda, no pisar el carril bici porque te arrollan, asegurarse de que no viene el tranvía porque no frena. Los coches son lo de menos en estos tiempos. Un montón de bolsas de ketchup en el suelo, ¿por qué?  Le hago una foto a mi pregunta. Me voy a Glòries y me pruebo unos pantalones, pero como están hechos en Bangladesh, no me los compro. Los guiris comen helado de dos bolas, una de fresa, la otra no sé, en el centro comercial ¿Quién toma el sol en el centro comercial? Ellos. Los turistas ya no lo son tanto porque todos trabajan aquí y viven aquí. Lo sé porque tienen perro.

Luego me voy a comer un menú de 9 euros con 75 céntimos. Y le digo al camarero que quiero una mesa al lado de la ventana y me dice, pero es que son de cuatro personas, y yo le digo, pero están todas vacías. Asiente con la cabeza, pero se cabrea porque ocupo una mesa de cuatro y soy una.  Recoge los otros cubiertos, los de mis tres amigos imaginarios, y se le rompe una copa. No le miro a la cara porque sé que se está cagando en mis muertos mientras recoge los cristales. De primero, salmorejo, de segundo, salmón al cava, de tercero, no hay nada de postre que empiece por "salmo". Me pido una pera surrealista. Jamás me había comido una pera en un restaurante. Siempre hay una primera vez para todo. ¿Quieres café? Si me lo haces para llevar, sí.

Me voy con mi café al parque de la gente que come en el parque porque me apetece liarme un cigarrillo. Una pareja saca de una bolsa un tupper gigante con una ensalada enorme. Llevan platos de verdad, no de plástico. El tenedor hace clinc cuando roza el plato. Una mujer lee. Dos  hablan. Un hombre cierra los ojos. La vida es así.


Comentarios

  1. Con relatos como estos te das cuenta de que aunque ahogas tu soledad dentro de un vaso de salmorejo, la vida sigue girando, y somos uno más entre toda la masa de personas que conformamos el mundo...

    ResponderEliminar
  2. Pero no es una soledad mala, es una soledad de estar contigo y sentirte bien con el salmorejo y la pera :)

    ResponderEliminar
  3. Pues me da que fue un buen almuerzo el tuyo, a pesar de los pesares y el cantar de los cantares y sin "salmo liturgico" de postre.
    Saludos
    N

    ResponderEliminar
  4. A veces esa soledad es...¡la pera!
    Saludos
    Mar

    ResponderEliminar

  5. me gustan los 'clinc'.
    y las cosas de verdad.
    aunque sean (más) incómodas.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta lo cotidiano, lo sencillo....y este almuerzo está cargado de eso. Seguro que te sentó bien esa pera surrealista. Seguro que sabe diferente a comértela en casa. besos
    Etcétera

    ResponderEliminar
  7. PV,
    Com sempre , admiro la teva capacitat per explicar coses quotidianes i d'altres més íntimes amb tanta frescor i detalls que ens passen inadvertits per la majoria de mortals!

    Fa molt de temps que et seguia mes en detall, i ara de tant en tant encara et llegeixo , de comentaris crec que fa molts anys que no t'en deixava.

    Sobre el tema fer coses sols, crec que es un estat que no tothom suporta, a mi m'encanta, també facilitat potser per el meu "introvertivisme"

    Molts records, segueix així i fins d'aqui uns anys !
    Viatger

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje