Ir al contenido principal

Llama llamada llamarada






















Tan inevitable la noche como el día
en este desguace de rostros y palabras
que no alberga despedidas ni cartas.

Mis pasos sobre la pasta de hojas secas y lluvia
se detienen ante un cartel en la puerta de un edificio
–uno de esos con una escalera industrial y larga:

CASTING EN EL 2º 9ª

Una mujer con el pelo como los Jackson Five,
pero en blanca,
entra con paso decidido y una fiambrera colgada del hombro.
El portero dice: Buenos días.

Yo prosigo andando por mi laberinto
sin llama, llamada ni llamarada.


Comentarios

  1. ¿Y encontraste la salida al laberinto?
    Me quedo por aquí. Me encanta :)
    Un besito

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pececillo Carrousel! No la encontré, es que es un laberinto... :) Qué bien, muchas gracias. Besito

      Eliminar
  2. Y quizás haya escaleras para salir del laberinto...pero a veces estamos a gusto allí ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío,

      Mmm, no, yo no estoy a gusto.. Pero a veces sigo en lugares que no me gustan. Forma parte del poder del laberinto.

      Eliminar
  3. Pero si se hace de noche necesitaras una llama si continuas en el laberinto. O tendrás que salir... La noche hace que todos vayamos a nuestras casas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta Hora,

      Sí, tienes razón. Sin llama no veo el camino. Por eso es angustiante, a veces, el laberinto. Pero por dónde se sale?

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje