Ir al contenido principal

Qué consejo me darías



Un dibujo que me regaló Ike Janacek en 2004
Querido Ike,

Ahí estás siempre, en los días y en mi corazón. Miro tu dibujo y sonrío porque me recuerdo así, muy sonriente. Mi vida sigue siendo una aventura de piezas y fragmentos sueltos, mándame luz en cada momento para que sepa ordenar cuando todo es caos. Agradezco haber contado con tu amor y tu amistad, eres importante en mi vida. Todo me parece inocente y puro contigo, todo un poco menos después de ti.

Sé qué películas nuevas te encantarían, sé qué canciones te fliparían, sé qué historias te emocionarían y sé qué chicas te volverían loco. Te llevo en cada uno de mis momentos bellos y salvajes. Y en los otros, también.

Ya apenas escribo entradas románticas e inocentes, parece que la vida me pide que me endurezca (sí, es un rollo soporífero) pero hoy, por ti, porque no vamos a ser mejores, porque fuiste amor, voy a hacer una excepción y voy a volver a ser cursi, joder.

Va por ti, Ike:


Me apoyo en la puerta de la cocina, de la habitación, del pasillo, me miro los zapatos porque son la prueba de mis pasos, y formulo mi pregunta.

También en la calle cuando la señora pasa y el señor sube al autobús, y la persiana se levanta, y la multitud sale del metro hacia algún lugar que no debe ser bonito; también entonces, mi pregunta.

 
Cuando mastico un trozo de pollo y bebo una copa de vino que se mezcla con mi sangre; cuando llevo más de tres cervezas y el amigo habla y me apetecen unas bravas, la música es un murmullo y casi todo está pasando; cuando salgo sola y las parejas se aman atravesadas por el sol de las cinco, y los vidrios están sucios, vuelve mi pregunta:  

 De vez en cuando, ¿piensas en mí?

Comentarios

  1. ¿Cursi? Me parece precioso.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:12 a. m.

    No lo dejes, no dejes de escribir, de ser así.
    Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, me gusta tu comentario porque me suena estribillo de canción. :)))

      Eliminar
  3. Anónimo9:22 a. m.

    Si no piensa en ti, es que está loca..
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, loca de atar y de ser peligrosa.

      Eliminar
  4. Andaba no hace mucho, quizás la semana pasada, sobre los pasos de mi abandonado blog. Siempre conservé, a pesar de los parones, algunos enlaces que siempre he considerado como los primeros con los que tomé contacto y seguía de forma regular en aquel mundo apasionante previo a las redes sociales, entre ellos tu blog, el de Ictoscopio y el de Ike, que aunque a veces dejaba de estar activo o cambiaba de ubicación, siempre conseguía encontrar por la red. Pero está última vez la busqueda me hizo topar con la realidad tras un psedónimo. Y me quedé impactado. Y lo sentí profundamente a pesar de que no conocí a Ike en persona, pero de algún modo formaba parte de mí, al igual que otros tantos, en aquel momento y en este lugar. Y así seguirá siendo.

    ResponderEliminar
  5. Hola J-vol! Me acuerdo perfectamente de ti, trabajabas en un hospital o similar, o ambulancia, y solías comentarnos!
    Ike forma parte de todos los que le conocimos (fuera del modo que fuera) Gracias por saludar, me ha hecho ilusión.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:31 a. m.

    El arte de ignorar cosas nuevas es una cadena, pero la gente suele cansarse de la endogamia y se va a por aire fresco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He eliminado tu segundo comentario sin querer, lo siento. Lo copio aquí: Es que en las cadenas está muy viciado y no notas nunca la corriente de aire fresco, se escapa.

      Venía de uno mío que decía algo así como que es bueno el aire fresco hasta que se acaba.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje