Ir al contenido principal

89

En realidad, creo que el parque del laberinto no tiene por qué ser una fantasía amorosa. Puede ser un buen momento. Un lugar al que tengo ganas de ir. Y  sobre el Tibidabo, supongo que tengo en mi mente la imagen del 89, cuando me llevaban y comíamos en un bar con forma de tiburón y las mesas estaban justo dentro de la boca. En mi cabeza, todo ello aparece como un comic o una postal antigua de Coney Island.









Esta tarde he comido en un merendero en Montjuic y he visto a una mujer con ropa de deporte y  bolso. Creo que se encontraba mal.  Puede que fuera drogada. Sus movimientos eran lentos, también podrían haber sido los de un astronauta solo.

Cambiando de tema, estoy contenta, en general. Que es la mejor forma, supongo.

Comentarios