Ir al contenido principal

11 veces amor

Hoy me ha dado por pensar en que si hubiera una apocalipsis zombie, tal vez me gustaría más ser zombie que superviviente. Ser la amenaza. Pero luego, recapacitando sobre el tema, he llegado a la conclusión de que  los humanos también son un peligro para los zombies.

El otro día estuve revisando entradas antiguas y me sorprendieron los textos de épocas en las que reinaba el amor y trataba de explicar esa sensación de invencibilidad, que claro, puede confundirse con imbecibilidad, pero no era exactamente eso. Era la resistencia en bloque. Era ser dos.

Creo que es algo innato en los hijos únicos. Buscamos a los hermanos de nuestra imaginación y nos enamoramos de ellos; y ya no jugamos solos, y ya no hay un único reflejo en el espejo, y ya no nos sentamos solos en la mesa.  ¿Es posible?

Con mi amigo P siempre hablo del amor. El amor esto, el amor lo otro. Después de hablar, tocamos con la guitarra canciones de amor, algunas más evidentes que otras, pero casi todas, en el fondo, de amor. Volver a verle las orejas al amor

La próxima vez que tenga un amor iré al parque del Tibidabo. Es una fantasía amorosa que comparto con una amiga. Y ahora me he inventado otra: el parque del Laberinto. Y otra más: un lago. Uno. Me da igual, cualquiera. Me encantan mis fantasías amorosas. Las salvaré del incendio. Decía Bukowsky (un tipo que me cae fatal, a veces) rememorando sus tardes en la ducha con Linda:

(...) para mí, es tan espléndido como para recordarlo,
tras la marcha de los ejércitos
y de los caballos que pasan por las calles afuera,
tras los recuerdos del dolor y el fracaso y la desdicha (...)

Escuchando: Daughter - “Doing The Right Thing”, recomendada por A.

Comentarios

  1. En realidad, contando el título, han sido doce veces la palabra amor ;)

    Creo que no es sólo algo de hijos únicos, a todo el mundo le aterra pelear en solitario...

    ResponderEliminar
  2. Los amores son como garbanzos... en la digestión...

    ResponderEliminar
  3. Los hijos únicos somos realmente únicos...

    ResponderEliminar
  4. Lo de los hermanos no lo veo, tendemos a copiarnos los defectos. O a lo mejor es que los heredamos. Creo que en el amor las virtudes conviene compartirlas, por lo menos algunas, y luego que haya un reparto de defectos que se toleren como gesto (de amor). Claro que cuando falla el amor la tolerancia suele ir ya por los Pirineos. O al contrario, no sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo como ho he tenido, me he tenido que inventar defectos propios! XD La tolerancia es lo más importante.

      Eliminar
  5. Ahora has picado mi curiosidad por esas fantasías.

    ¿Es solo el lugar? ¿O como se hace lo que se hace en algún lugar del lugar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez te refieras a fantasías sexuales, más que a fantasías amorosas. Pero sí, se pueden combinar.

      Eliminar
    2. ¿Pueden?

      ¿Tienes fantasías amorosas que no incluyen sexo?
      Curioso.

      Eliminar
    3. Es que el final no se cuenta.

      Eliminar
    4. o mas divertido hay que compartirlo siempre, ¡egoista!

      Eliminar
  6. Cazando frases, le tiro a esta: "Volver a verle las orejas al amor."

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje