13 ago. 2016

No tiene mayor importancia


Anna Calvi Attic Sessions #2 - Wolf Like Me from Anna Calvi on Vimeo.


Quiero ser el slide de Anna Calvi. Concierto por la noche. Cervezas. Conversación. Esquivé un beso por el raval, pero no fue una maniobra brusca. Hice ver que no me enteraba de que  aquello era el paso previo a un morreo estival. Me faltó silbar y sacarme las bragas de la raja del culo y revisar el aire de las ruedas.  Pero por las reacciones posteriores, no fue grave. Tenía ganas de irme, de abrazar a mi almohada. Y de estar sola.

Llegó una carta para mi vecino. No tenía hijos. Ni lo que se denomina familia. Creo que fui la última persona en verlo con vida. Por eso la he abierto. Era la liquidación de la cuenta bancaria. Tenía una muy buena pensión. Jamás lo habría dicho. También me he enterado de cuanto pagaba al mes de alquiler. Son solo datos, información, nada relevante. Números. Me estoy justificando. También tenía unos terrenos en León.

Me levanté tarde y fui a la piscina a la hora de comer. Un carril entero para mí sola. A una chica de las que me suelo encontrar por allí la había dejado el novio la noche anterior, o sea, el jueves. Escuché cómo se lo contaba a alguien mientras yo me duchaba antes de meterme a nadar. Parezco cotilla, pero no lo soy. Sencillamente, la información flota a mi alrededor y yo la capto.


Después, agotada, salí a tomar el sol. La intensidad del color verde césped me tiene fascinada. Eran las 4 de la tarde. Con los ojos cerrados, y sobre la hamaca de plástico blanco, tenía a GL dentro de mi nuca, diluida en el riego sanguíneo, como una inyección de anestesia local, pero indolora. Era una sensación agradable. Me quedédormida, o casi. Ese momento en el que estás yéndote pero sigues notando el sol y el vaivén de los árboles. El slide Anna Calvi...

Acabo de hacer limpieza de papeles acumulados. Entre ellos, curiosamente había una carta de la vecina que se llama como yo, que vive en el mismo número, y en el mismo piso,  pero en la otra calle. Entonces, he recordado que una vez fui a dejarle una carta que parecía  importante (estaba escrita a mano) por debajo de la puerta. Justo esa persona con la que me confudieron hace un par de semanas. He buscado en Google. Es psicoanalista. Pero no he podido averiguar mucho más. No tiene mayor importancia.





2 comentarios:

  1. Pues yo creo que todo tiene importancia, no sé, cosas mías. El detalle de la psicoanalista que vive enfrente de ti me tiene fascinada, me has de contar más detalles de esa historia, me intriga.

    Anna Calvi, el concierto más caro de mi vida, creo que calculé lo que había pagado por cada tema, fui muy catalana aquella noche ;)

    Esquivar besos a veces es necesario y lo supiste hacer con mucho estilo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No pareces cotilla, ni mucho menos, no eres responsable de que la información ande por ahí flotando a tu alrededor, siempre. Estamos en un país libre, digo no. Harías una buena investigadora aunque quizá tienes un fallo, concluyes demasiado rápido. Lo de los terrenos en León puede llegar a ser relevante. Si no al tiempo...

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje