28 feb. 2017

A muchos kilómetros








La playa vacía y en día nublado es como una despedida de la que ya hace mucho tiempo. Tiene un encanto especial. Me ha parecido cruzarme con Alison preparándose para un nuevo turno de mediodía en el Lobster Roll, en Montauk. Cuando los días están así y yo estoy con la perri paseando siempre me parece que estamos lejos, a muchos kilómetros. Me gusta.

La perri corre como una liebre y se pierde entre la arena. Hoy se ha mojado un poco las patitas jugando en la orilla y ha vuelto orgullosa con un palo en la boca más grande que ella. Y me lo ha dejado a los pies como una ofrenda.

Me he comprado una botella de vino tinto  y queso para una velada conmigo.

Viendo ayer  la serie Big Little Lies decidí que uno de mis directores actuales preferidos es Jean Marc-Vallée. Siempre tiene un gusto exquisito para la música. Recomiendo C.R.A.Z.Y.  y Café de Flore, menos conocidas que Dallas Buyers Club,  pero excelentes, sobre todo la primera, que me encantó hace unos años.

Mañana ya es marzo. Los meses pasan. Yo querría que, por deferencia, se detuvieran. Que se manifestaran por mí. Una gran manifestación. Una huelga general de meses y estaciones.




8 comentarios:

  1. Yo, en cambio, tengo ganas que los meses y los días pasen rápido. Este invierno se me está haciendo eterno.
    El otro día fui a casa de una amiga y vimos juntas "Café de Flore". Me gustó, pero prefiero C.R.A.Z.Y.

    Hace días que tengo ganas de ir a pasear por la playa... (coi de mandra!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiro, pues el invierno ya se acaba. Estás de suerte ;)
      A mí Café de Flore me impactó mucho. La vi antes que C.R.A.Z.Y., pero si tengo que elegir, ay... son distintas. Has visto la última? Demolición? A mí me gustó pero reconozco que parece que se quede a medias. Te recomiendo la serie.

      Pues aprovecha ahora que todavía no hay gente!

      Eliminar
  2. Vivir junto al mar siempre da esa sensación de distancia, en especial en esos meses en los que los turistas no han desperdigado por la arena como manadas hambrientas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también es genial en junio... cuando ya te puedes bañar y todavía no está tope. Yo intenté bañarme un poco el otro día y me quedé helada, no pasé del tobillo.

      Eliminar
  3. Oh….durante un periodo de mi vida viví en la Barceloneta. También iba a la playa en horas laborables y días nublados. Me gustan esos días, cuando la gente curra y la playa está semivacía y los del CNB juegan al takatá y los nudistas te dicen “molt bon dia” y los señores de 80 se tiran la mañana jugando a la petanca en frente del Atlètic. No sé la equivalencia matemática exacta, pero un lunes en la playa debe valer como cinco domingos o algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo recuerdo que de pequeña iba los domingos con mis padres a un bar de la barceloneta que ya no existe y que tenía un cuadro de una pelea, de la típica pelea en un bar... con las sillas volando y las botellas de vino en el suelo. Me encantaba mirarlo. Un lunes en la playa son 14 domingos exactamente. Lo acabo de calcular.

      Eliminar
  4. Quizás Alison iba de camino a conocer a Noah. Quizás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien pillada esa referencia ;)

      Eliminar

Deja tu mensaje